En claro acto de discriminación se convirtió la fiscalización que realizaron inspectores municipales de Iquique a un vendedora de jugos. El hecho ocurrió en el sector del terminal de buses, cuando un valiente inspector pasado a caca, tiró el jugo que la mujer vendía.

Cuando trasladaba parte de la la mercadería a una camioneta municipal, al rambo chilensis se le salió lo patriota y mando, con todas sus letras a la comerciante a “vender a su país”.

Tras esta valiente acción del funcionario municipal, la comerciante le reclamó que solo ella era fiscalizada, mientras en las imágenes se observan otros vendedores.

Y la guinda de la torta, el inspector intentó amedrentar a quien grababa la escena. Sería bueno que en el municipio iquiqueño les hicieran un cursito de educación cívica a los inspectores, y les comentaran que en la vía pública cualquier persona puede graba o tomar fotos.

Toma cachito de goma…

[youtube url=”https://www.youtube.com/watch?v=IBZrBenV_ic” width=”560″ height=”315″]

Video Youtube SoyIquique.cl