Todos soñamos con el mínimo esfuerzo para los mayores resultados en el gym, pero si te dijera que quizá solo te falta tomar una copa de vino tinto, ¿qué pensarías?

De acuerdo a un serio y profundo estudio de la Universidad de Alberta, el vino tinto es rico en resveratrol, el cual puede aumentar la frecuencia cardiaca y el rendimiento muscular.

Entonces, una copa de vino tinto al día podría tener los mismos efectos en el cuerpo que realiza una hora de ejercicios que te hacen sudar.

Mejora tu rendimiento físico
Una buena dosis de resveratrol mejora tu condición física, ya que tu función cardiaca se regula y tu fuerza muscular se incrementa.

Un consumo moderado de vino tinto con tu rutina de ejercicio, puede ser ese “empujoncito” que necesitas para bajar los kilitos de más.