La imagen de la iglesia católica está por los suelos y donde quedó en evidencia, fue en la visita del Papa Pancho, donde no hubo la convocatoria esperada. Ante este panorama los laicos y laicas están solicitando a la iglesia, y en el caso de Iquique, al obispo Guillermo Vera que se ponga las pilas y explique a la comunidad la situación del exmandamás de Iquique, Marco Ordenes.
Esta acusación también salpicó al cura bonachón y buena gente del padre Franklin Luza, a quien acusan los laicos de ser cómplice de los abusos de Ordenes.
Y el tercer punto, es que vuelva a Iquique el curita Armando Vergara,a quién sufre un “exilio forzado”, de parte de las autoridades de la diócesis de Iquique.

Los laicos en un comunicado dejan clarito que “ considerando que hemos dialogado con una parte del Clero diócesano, nos referimos al Vicario General, P. Guillermo Fajardo y Vicario de Pastoral, P. Carlos Hernández, aún no hay señales visibles y concretas de cambios reales”.