por GONZALO VALLEJO LEGARRETA

Tiempo de mujer. Vuela, vuela, vuela mariposa rosa. Vuela a tu libertad. Mujer, Madre, Compañera. Mariposa luchadora. Mariposa emprendedora. Querida Compañera inicia la lid por el verdadero y certero reconocimiento a tus derechos fundamentales e inalienables. No cejes en tu accionar, en tu personal decisión por una causa noble y justa. Compañera, escribe un libro con páginas límpidas y doradas. Compañera, escribe poemas providenciales y persistentes.

Tiempo de mujer. Mujer perseguida, acosada, mancillada por mentes sombrías y fascistas. Compañera, la fuerza materna dilucidará el misterio del amor. Compañera, nadie puede negarles el grito plácido de un nuevo amor, el grito alegre de un bullicioso pétalo en un naciente mañana. Tiempo de Mujer. Política, activista, incansable, proselitista. La siempre ejemplar Mireya Baltra, combativa y altiva. Bárbara Figueroa, influyente y consecuente. Karol Cariola, incansable, inclaudicable e implacable. Camila Vallejo, lúcida y decidida. Anita González, valiente leyenda de un tiempo jamás olvidado, madre y esposa de todos los tiempos. Claudia Pascual, solidaria y humana. Javiera Olivares, voz decorada de palabras sobresalientes y presentes. Mujeres de tiempos mejores. Mujeres de tiempos mayores y esplendentes. Tantas más. Tantas. Mujeres estrellas, libres y valientes, avanzadas y realizadas. Tiempo de Mujeres Históricas.
Tiempo de Mujer. Inaceptable agresión física a tres luchadoras sociales en la Marcha por el Aborto Libre, Seguro y Gratuito. Fue un hecho definitivamente misógino de contexto ultraconservador y amparado por un catolicismo integrista. Simplemente actos criminales avalados por una extrema derecha que no trepida en imponer sus anacrónicas ideas por medio de la violencia. La sociedad tiene que comprender que las mujeres son dueñas de su mente, de su cuerpo y arquitectas de su propio destino. Ahora Chile es un país donde la libertad de expresión jamás podrá ser nuevamente censurada ni aniquilada. De parte del actual gobierno vemos una muy lábil reacción, poca empatía con las legítimas luchas femeninas y una irreverente pasividad. No fue suficiente que algunos personeros gubernamentales emitan simples palabras sin contenido resolutivo, es decir, un gobierno incapaz de actuar con responsabilidad política por su inexperiencia social y por no comprender la dimensión histórica de este natural accionar de las mujeres. El movimiento femenino debe proseguir su histórica lucha con sólidas políticas organizativas y unitarias, apoyado por todos los sectores sociales y progresistas. Tiempo de Mujer. Extiende tu pensamiento prodigioso y cardinal.

 

Imagen: Mireya Baltra.