La red de servitecas Central Frenos confirmó la venta de sus 14 locales de atención y el despido de 140 trabajadores.

La decisión fue adoptada luego de que las constantes pérdidas de la empresa, con 30 años de historia, volvieran la operación insostenible. Según informó Diario Financiero, las mermas eran superiores a los 250 millones de pesos mensuales durante los últimos años.

La empresa nació con la familia Pérez Mardones hace 30 años y en 2003 se asoció con Axa Capital. Finalmente fue adquirida por Emasa en 2013, cuya fusión alcanzó el 8% del mercado.

BIO BIO