AEP

Alrededor de 500 personas de distintas localidades indígenas participaron de la marcha contra el proyecto minero Paguanta.
La marcha comenzó en la Rotonda el Pampino y llegó hasta la Intendencia, donde se entregó una carta de reclamo en la que se rechaza el proyecto minero, apelando a que va a afectar el recurso hídrico y la tierra de la zona.
La marcha fue pacífica y se van a realizar otras, según comentó Pablo Butrón, uno de los dirigentes que se encuentra apoyando la causa.
“Se dio lo que esperábamos que era concretar la marcha hasta las dependencias de la intendencia y asistieron las comunidades indígenas, pero también hay que hacer un llamado a que asuman las responsabilidades y que los jóvenes se preocupen de sus pueblos”, expresó Butrón, agregando que la marcha consistía en la reivindicación del territorio y el derecho a las aguas en la zona.
También sostuvo que todo el territorio aymara se opone a la minera y que el Presidente Piñera ya le dio luz verde al proyecto que va a arruinar en todo sentido la zona donde se aproximan algunas localidades como Sibaya.