Diego Galaz, llevó a su hija de cinco meses hasta el recinto hospitalario por una infección urinaria por lo que fue atendida de urgencia.

El padre de la menor aseguró que cuando la inyectaron comenzó a presentar síntomas de convulsiones, perdida de respiración y que hasta cambió de color de piel por lo que llegó un grupo de médicos para atenderla de manera rápida y derivarla a la unidad de cuidados intensivos donde se encuentra conectada a un ventilador artificial.

Según el padre de la lactante de cinco meses, le habrían inyectado potasio, y que esto lo escuchó entre quienes trabajaron en la atención de la niña.

“Ella llegó con fiebre y vómito al hospital, y en urgencias la mandaron a hacer exámenes y le dieron los resultados, y encontraron que los exámenes estaban alterados y que tenía una infección urinaria. La derivaron a pediatría y le pusieron un suero, luego apareció una estudiante en práctica que llevaba los medicamenticos en una bandeja y otra enfermera le inyecta el suero, pero de inmediato comenzó a ponerse morada, los ojos se le pusieron blancos y comenzaron a llamar a más médicos”, relató Diego Galaz.

Pero, esta historia se convierte en un balde de agua fría para la familia de la pequeña. Conocidos los detalles de una supuesta negligencia médica anunciaron que seguirán acciones legales y que el caso ya esta en la Fiscalía.

“Todas las enfermeras comentaban que le habían inyectado potasio y ahora la llevaremos a Santiago, la PDI va a realizar una investigación y la fiscalía ya está en conocimiento, nosotros hicimos el reclamo al director del hospital y nos dijo que no tenía idea, tenemos todas las pruebas de lo que hicimos”.

QUE DICE EL HOSPITAL

Por su parte, el Hospital de Iquique, negó los hechos a través de un comunicado, donde señala que “La dirección del Hospital Doctor Ernesto Torres, afirma que a la bebé de 5 meses nunca se le administró potasio por ninguna vía. Esto se explicó en varias oportunidades a sus padres, incluso para corroborar lo anterior, a la niña se le realizaron exámenes de sangre, los que fueron dados a conocer a su familiares”.

El comunicado del hospital agrega que “En cuanto a su tratamiento, la menor fue ingresada al servicio de pediatría y posteriormente a la Unidad de Paciente Crítico Pediátrico debido a un shock séptico, por infección urinaria de las vías altas en condiciones muy graves, por lo que se le requirió ventilación mecánica por 54 horas, las cuales permaneció intubada. Este procedimiento le habría producido una complicación denominada estenosis subglótica, motivo por el cual se solicitó el traslado de la paciente hasta el Hospital Calvo Mackenna para realizar un procedimiento terapéutico con el que este hospital no cuenta”.