Apenas dos días después de asumir como nuevo ministro de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Mauricio Rojas está en medio de una dura polémica por los cuestionamientos que había hecho al Museo de la Memoria y los Derechos Humanos en años anteriores.

Se trata de un montaje cuyo propósito, que sin duda logra, es impactar al espectador, dejarlo atónito, impedirle razonar”, consideró Rojas, según se lee en un pasaje de su libro Diálogo de conversos, que publicó hace tres años con el escritor Roberto Ampuero, actual ministro de Relaciones Exteriores.

“Es un uso desvergonzado y mentiroso de una tragedia nacional que a tantos nos tocó tan dura y directamente”, señala ahí el nuevo secretario de Estado, en relación a su pasado como militante de izquierda, que comparte también con el canciller.

La cita fue recordada este sábado por un artículo del diario La Tercera, pero no es la única oportunidad en que el ex jefe de contenidos del Gobierno hizo cuestionamientos públicos al Museo de la Memoria. En una entrevista concedida a CNN en Español, también junto a Ampuero, sostuvo que “es algo para que la gente no piense, para atontarte”.

“Es una forma de crearte un verdadero trauma (…) es un museo de la izquierda, para contar una versión falsa de la historia de Chile, porque oculta esa parte importante: cómo llegamos a odiarnos de tal manera”, señala.

“Imagínate lo que tienen que reconocer, imagínate lo que tienen que decir frente a Chile y lo que tienen que perder en cuanto a ese capital político, cuando tú dices ‘yo soy la víctima, aquí están los únicos culpables’. Si tú dices ‘yo soy culpable’… cierto, yo no torturé, ni maté ni hice desaparecer como este señor que tenía las armas, pero yo propicié, yo creé el camino por el cual transitaron los tanques. Decir eso, qué bien le haría a Chile”, argumenta.

Sus palabras han generado airadas reacciones en el ámbito de la cultura y la política. El escritor Raúl Zurita, por ejemplo, manifestó en Facebook su indignación “frente a las alucinantes y ofensivas declaraciones del ‘Ministro de Cultura’ donde califica al Museo de la Memoria de ser un montaje; declaraciones que hieren lo más entrañable del pueblo de Chile, a sus desaparecidos, a sus fusilados, a sus torturados, a sus exiliados”.

En esa línea, el Premio Nacional de Literatura llamó “a no participar en ninguna instancia en que este personaje esté involucrado, se va nuestra dignidad como artistas, como escritores, como intelectuales, como seres humanos en ello”.

Por su parte, la presidenta de la Cámara de Diputados, Maya Fernández, expresó a través de Twitter que las declaraciones de Mauricio Rojas son “una vergüenza”.

“Inaceptables declaraciones del converso Mto de Cultura sobre el Museo de la Memoria”, señaló la senadora PS Isabel Allende, a través de la misma plataforma.

“De ser ciertas las palabras del ministro de Cultura sobre el Museo de la Memoria -entiendo que su madre estuvo detenida en Villa Grimaldi- constituyen una ofensa para el alma nacional”, declaró el senador DC Ignacio Walker, también por medio de Twitter.

“El Museo de la Memoria es el testimonio y el registro vivo de los horrores de la dictadura, de las violaciones a los Derechos Humanos y del terrorismo de Estado ejercidos desde 1973, no tiene por qué pretender ninguna objetividad histórica pre y post 73”, agregó.

“Debe retractarse y disculparse públicamente o renunciar”, pidió el senador socialista Juan Pablo Letelier, mientras que la diputada comunista Carmen Hertz calificó las palabras del ministro como “aberrantes”.

“No refleja mi pensamiento actual”
La controversia que provocaron las declaraciones obligaron más tarde al propio ministro a hacer una aclaración. También a través de Twitter, sostuvo que sus palabras “provienen de una entrevista antigua que no refleja mi pensamiento actual”.

“Nunca he minimizado ni justificado las inaceptables, sistemáticas y gravísimas violaciones de los Derechos Humanos ocurridas en Chile”, aseguró.

Radio U. de Chile