Por VIRAL ALZADA

He tratado de ser cauta y no andar tirando chuchadas por tirarlas, para volver a mi rol histórico de señorita, pero cuando una es loca y empoderada así nomas tienen que ser las cosas. Vuelvo a ser bocona una y otra vez.

Mientras vivía ensimismada en mis hijos y familia, llegó el chisme que a Don Choro (mi casi suegro), me lo andaba basureando un Ministro, de esos que nunca le han ganado a nadie pero que tienen apellido gringo, por ende puede ser político de derecha.

Algo en común tiene el ministro del terror con nuestro caudillo iquiqueño, los dos nacieron en cuna de oro y ahí quedamos con las comparaciones, porque mientras uno se educó en colegios de élite, nuestro caudillo lo hizo en el Liceo de Hombres (A-7), que siempre ha sido público y gratuito. Será que ese baño de pueblo formó el carácter que tiene y que lo acompaña hasta la actualidad a sus, ya, 80 y tantos años.

DON CHORO ha sido temido, querido y seguido por iquiqueños y avecindados al Glorioso, que han visto en él un hombre luchador por el prójimo y no por meterse lucas en el bolsillo.

Ojo, quiero aclarar al tiro los chisme que han rondado por años al CHORO SORIA. Los Soria, siempre fue una familia acomodada, al igual que la de mi casi suegra María Inés (luego les hablo de ella, por qué pucha que tiene paciencia) sus negocios han sido conocidos por los antiguos del Glorioso.

Su locura y perseverancia por la integración lo han hecho viajar por Bolivia, Brasil y Paraguay una y otra vez, y no ha faltado el envidioso que ha dicho cosas falsas como:

-Que el las palmeras, ya iconos de la ciudad, son de una plantación que tiene en Arica y que él mismo se las compra.

-Que el hotel de sal de Uyuni (Bolivia) es de él, cuando Soria solo se aloja ahí porque tanto viaje ya se hoz amigo del dueño.

– Que es dueño de la madera que la Muni compra para las veredas de Baquedano.

– Que es dueño de hoteles en Oruro, pero cuando va se tiene que alojar en el hotel que pueda darle boleta y justificar.

Le han dicho de todo, pero no él nunca ha pescado y siempre ha vuelto a la lucha por la ciudad que vemos hoy en día. Es difícil que los sureños entiendan esto pero los iquiqueños ya nacimos con el sorismo en el ADN. Sabemos que donde està la injusticia social, ahí va estar Soria Para no dejar que nos metan el pico en el ojo, sin importar quién sea el que tiene al frente.

La política es sucia y Don Choro lo ha vivido siempre y desde niño, al nivel que no conoce otra vida que no sea la de la lucha. Hombre incansable, para él no existe feriados ni domingos familiares. Hace años su familia aceptó eso y decidió seguirlo para no perderlo. Ahí tuvimos a su hijo de diputado y a su esposa de concejal y candidata, y por supuesto a mi amor platónico Maurito Soria, nuestro actual alcalde.

Su familia apoya de su padre, que son los sueños de todos los iquiqueños.

Enemigos ha tenido miles y situaciones triste también, no olvidar los años que Don Choro estuvo relegado por Pinocho, donde su devota esposa no dejó de llorarlo o cuando Mauricio soñaba con un carrera futbolista que fue frustrada por ser hijo del alcalde, hasta vender la casa heredada de familia de Cavancha. En resumane más han perdido por la política.

Ya han pasado muchas décadas desde que a los 28 años Don Choro se casó con María Inés, hija de italianos con varias lucas, ese si es amor puro. Dicen los chismes que en la boda estuvo la élite de Iquique mezclada con todas las viejas callampas soristas.

Antes de hablar hagamos memoria y recordemos que Iquique quiere a Soria porque Soria es de verdad.

PD: Seguro dirán que son patera pero me da igual, por que quiero casas en Lobito y una vivienda digna para todos los iquiqueños o solo para algunos. La derecha está enojada porque quisieron ningunearlo y les salió al revés.