En una cruzada que no tiene límites se encuentran las autoridades de la región para evitar evitarnos los dolores de guata y los tránsitos rápidos al baño o al guater.

Sabían que desde enero del presente año la titanica lucha al mejor estilo de súper héroes se han incautados más de 800 kilos de quesos frescos y maduros y que según los mandamases es de alto riesgo zoosanitario, por ser eventuales portadores de enfermedades como la Brucelosis bovina y la Listerioris. En buen chileno, tiene unos bichos más malos que la chela al natural.

Pero no es todo, junto a los quesitos blancos (esos que compra mi abuela de El Colorado), se encontraron más de 14 mil 400 unidades de huevos de gallinas, los cuales eran transportados en un vehículo con destino Iquique, donde pretendían ser distribuidos para su comercialización al detalle.

Asimismo, durante la jornada, fue descubierto un nuevo centro de acopio de huevos en la comuna de Alto Hospicio, hasta donde se trasladó personal del SAG y Carabineros para incautar esta vez un total de 14 mil 580 unidades de huevos de gallina de origen clandestino, los cuales se encontraban ocultos en el baño de una casa particular.

Cabe destacar que junto a los huevos de ingreso ilegal fueron descubiertas bandejas y cajas de reconocidas avícolas locales y nacionales, las que eran utilizadas para trasvasijar los huevos y hacerlos pasar por un producto nacional en un evidente engaño hacia el consumidor final.

Ahora, no faltan los mal pensados que andan hablando puras leseras, diciendo que las mercaderías es competencia desleal para los productos chilenos. Es tan habladora la gente.

Comunicado