Iniciativa impulsada por ZOFRI S.A., Corfo, Universidad Inacap y ejecutada por Hub Tarapacá, contó con el interés de 33 proyectos, de los cuales 18 fueron preseleccionados.

En tres jornadas denominadas “Sprint Winter” se definirán los proyectos ganadores del concurso “Desafío Innova Circular”, el cual busca a entregar soluciones a la temática relacionada con los neumáticos en desuso y los desechos textiles, mediante la adopción de un modelo de negocios circular.

La convocatoria forma parte de una iniciativa de ZOFRI S.A., Corfo y Universidad Inacap, a través del centro colaborativo Hub Tarapacá, cuyo objetivo principal es atraer y apoyar emprendimientos en etapas avanzadas de desarrollo.

En la inauguración del Desafío, el director regional de Corfo, César Villanueva Vega, precisó que “nuestra corporación es pionera en innovación y emprendimiento, y en este contexto nuestra misión es seguir potenciando la economía circular, y este desafío nos transforma en líderes regionales y nacionales de este concepto sustentable”.

Palabras similares tuvo el vicerrector de la Universidad Inacap, Sebastián Cabello Cepeda, indicando que “por intermedio del Hub Tarapacá y nuestro plantel educacional somos protagonistas de esta nueva etapa para encontrar soluciones a través de esta convocatoria que concitó el interés de 33 empresas y startups de todo el país”.

La presentación del objetivo de la actividad estuvo a cargo del Gerente General de ZOFRI S.A., Rodolfo Prat Díaz, quien destacó que “el desafío surge para generar soluciones tecnológicas para gestionar las dificultades que generan los residuos textiles y de neumáticos. Ello, tanto desde el punto de vista de la trazabilidad como del uso final que se da a cada uno de estos residuos, generando los planes de manejo respectivo en esta materia”.

En la Zona Franca de Iquique, en 2017, en el rubro comercial de neumáticos se realizaron transacciones por 75 millones de dólares que corresponden a 2,1 millones de unidades. En materia textil y en el mismo período, las ventas alcanzaron a 50 millones de dólares, implicando 59 mil toneladas de ropa usada. Parte de ambos residuos son llevados a vertederos ilegales, generando esta externalidad negativa.