Cuando resta poquito para la celebración de Fiestas Patrias, los esforzados funcionarios de la Seremi de Salud y el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) intensifican su fiscalización a centros de expendio de carnes, con el propósito de dar tranquilidad a la comunidad sobre las condiciones sanitarias y asegurar la transparencia en la cadena de comercialización de este producto.

Durante el operativo el Seremi de Salud, Manuel Fernández explicó que como autoridad sanitaria les corresponde verificar las condiciones higiénicas sanitarias en que se procesan, expenden y almacenan estos alimentos, además del buen estado y conservación de los mismos, verificando sus condiciones organolépticas y la vigencia de sus fechas de vencimiento, asegurando que se mantengan las temperaturas adecuadas tanto en productos congelados, como las carnes frescas y enfriadas.

En tanto, la Directora Regional (S) del SAG Tarapacá, Sue Vera, señaló que la labor del Servicio dice relación con el cumplimiento de la Ley de Carnes Nº 19.162, y que, en ese contexto, los inspectores del SAG realizan visitas a los centros de expendio de carnes durante todo el año, vigilando que tengan a la vista la categoría a la que pertenece, tipificación que da cuenta del sexo, edad, grasa de cobertura y contusiones del animal. Las categorías se identifican con las letras V, C, U, N y O, que van en orden decreciente de calidad. Asimismo, los locales siempre deben exhibir el nombre del corte a la venta, de manera de evitar confusiones o engaño al consumidor.

Difusión a Fonderos


Hacer presente que durante los últimos días, tantos profesionales de la Seremi de Salud como del Servicio Agrícola y Ganadero, han sostenidos encuentros con los fonderos de las ramadas que durante estas fiestas Patrias se instalaran en las comunas de Iquique, Alto Hospicio, Pozo Almonte y Pica, con el fin de prepararlos para el cumplimiento en el manejo de alimentos y condiciones sanitarias de sus recintos y Ley de Alcoholes para el caso de expendio de chicha, brebaje tradicional que es fiscalizado por el SAG por ser el único autorizado para su venta a granel,  y por tanto, siempre existe el riesgo de ser adulterado.