1. Evitar aglomeraciones donde la tarjeta pueda quedar expuesta, considerando que el reconocimiento de las tarjetas “contactless” es de entre 10 y 20 cm por lo que un delincuente podría acercarse a una posible víctima para intentar escanear los datos del chip de la tarjeta.

2. Utilizar protectores metálicos especiales para tarjetas o billeteras de materiales que eviten un posible escaneo.

3. Revisar constantemente el estado de cuenta, no solo esperando la cartola mensual, sino que revisando en línea los movimientos diarios y ante alguna transacción sospechosa dar aviso de inmediato a la institución financiera.

4. En lo posible, instalar en el dispositivo móvil las aplicaciones que ofrece cada banco que informan cada transacción y activar las notificaciones.

5. Al momento de realizar la compra nunca perder de vista la tarjeta y verificar que no haya ningún dispositivo anormal cerca de dónde se está realizando el pago.

Bio Bio