por Gonzalo Vallejo Legarreta

Todos tienen un amor secreto. Nadie puede negarlo. Nadie. Si así lo hicieren simplemente estarían ocultando la tristeza del invierno por la ausencia de una voz amada e infinita. Un amor secreto siempre es el primero, verdadero y último amor en la vida secreta de un sentiente o de un amante. Hasta esos extraños seres que cultivan la poesía evasiva e invasiva, tienen un amor secreto. El amor secreto es como todos los amores secretos. Oculto y silencioso como pétalo antiguo. Amor místico e imposible. Amor puro y lúcido. Amor tierno y apasionado. Un amor secreto vive entre magnolias y aguas purificadas por la lejanía. El viento, suave y mudo, lleva mensajes tristes y candentes hacia la melancólica semblanza de la amada arcana. Amor puro e inasible como labios deseados.
Un amor secreto es como todos los amores secretos, sin respuestas ni preguntas. Pensativo como salmo difunto. Amor ingrávido y vedado. Amor sin fin ni principio. Amor ciego y azotado por mariposas color invierno. Un amor secreto no es extravagante ni alucinante, aún en este tiempo vesperal y vacilante.
Un amor secreto es inmortal y misterioso. Un amor secreto es caminar por un villorrio sin nombre, como espectro enmudecido, un domingo lluvioso y sollozante. Un amor secreto es libar lluvia descontaminada y vedada,, por la amada ausente en este tiempo inclemente y penitente. Un amor secreto está presente en altares altivos y florecidos. Un amor secreto siempre deambula por estrellas peregrinas esperando el nacimiento de verbos remotos y desolados. Un amor secreto siempre vive en malvas soñadoras y transparentes por la luna grisácea. Un amor secreto es increíble como ignoto insecto o como fantasma multicolor. Amor puro y virginal. Amor tranquilo y contemplativo. Un amor secreto es único y platónico. Simple en su existencia. Amor natural y trascendental. Amor estelar y abismal. Amor anacoreta. Un amor secreto es como todos los amores secretos, real e ideal.
Un amor secreto es carnal y venial. Sexual y sensual. Un amor secreto es tórrido y cursi como alma bucólica y ardiente. Todos tienen un amor secreto. Todos. Vates y normales. Como todos los amores secretos, sólo la muerte y la amada misma, leerán su nombre en estas líneas de frases sin nombre.