Después de un rico desayuno con huevos fritos y  un tecito con yerbaluisa, cuando los relojes marquen las 10 de la mañana de Chile (3 de la tarde en Holanda) los lateros jueces de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) darán lectura del fallo sobre la demanda marítima de Bolivia.

Ojo, el fallo no otorga territorio en las costas chilenas para Bolivia, solo se establecerá si existe o no obligación de Chile de sentarse a negociar con los vecinosuna eventual salida soberana al Pacífico para dicho país.

El dictamen se dará a conocer en el Palacio de la Paz, de La Haya, y se estima que la lectura se prolongue por una hora y 15 minutos.