Quizás algunas lectoras o lectores de este portal pobre, pero muy honradísimo, el termino “overol” no les llame la atención, pero esta vestimenta la usaban los estudiantes de colegios públicos hasta fines de los años 70.

La prenda era generalmente de una tela parecida a la mezclilla de color café, que servía como uniforme de los estudiantes chilenos. En los años 80, cuando este país se convirtió en el laboratorio del neoliberalismo, esa vieja costumbre de uniformes sencillos quedó en el olvido.

OVEROLES BLANCOS

Pero volviendo al siglo XXI, nuestro estimado diputado Querubín Trisotti y ante los argumentos de los partidos de oposición, que declararon inconstitucional el proyecto de ley ‘Aula Segura’ en la Comisión de Constitución del Senado, reaccionó negativamente asegurando que “si la izquierda sigue protegiendo a los delincuentes con overol, y no permitir que niños y jóvenes puedan estudiar tranquilos, como se debe”.

El parlamentario gremialista fue enfático al señalar que los partidos de izquierda “siempre han preferido proteger a los encapuchados, a los delincuentes con overol que queman sus establecimientos educacionales o atentan contra la vida de sus profesores. Los chilenos estamos cansados de que estos desadaptados tengan más derechos y más protección de parte del FA y del PC, que de la gran mayoría de los alumnos y apoderados que quieren cumplir algo tan elemental como es ir a estudiar a sus liceos”.

Asimismo y tomando aire, indicó que “la izquierda está perdida, buscan premiar al que lanza bombas molotov, pero al Carabinero que trata de restablecer el orden público, lo demandan y debe salir de la institución, o que el profesor que fue rociado con bencina, debe aceptar que en su propia clase este sentado ese criminal que intento quemarlo”.