Fue el obispo más joven de Chile y tenía una fuerte influencia entre los fieles, además fue rector de La Tirana durante varios Años. Marco Antonio Órdenes Fernández, tuvo una vertiginosa carrera eclesiástica y que lo llevó un década después de haber sido ordenado sacerdote a convertirse en la máxima autoridad de la iglesia Católica en Iquique Glorioso.

Marco Órdenes desarrolló esas funciones por seis años y debió abandonarlas producto de las denuncias de abuso sexual en su contra y la investigación judicial que se llevaba adelante. Posteriormente, asesoró la implementación del museo de La Tirana.

Para Leonel Reyes, uno de los líderes de la comunidad de laicos de Iquique, la expulsión del ex obispo no fue sorpresiva. “La esperábamos hace tiempo, nos da tranquilidad y un respiro. Se inicia una nueva etapa en la iglesia de Iquique y tenemos la confianza que habrá réplicas para quienes han encubierto sus delitos, pues vamos a seguir por la vía judicial con las denuncias de esas personas”.

FAMILIA

La decisión del Vaticano movilizó también a los padres de una de las víctimas de Órdenes, quienes acompañados de un pequeño grupo de laicos llegaron hasta el frontis de la Catedral a desplegar un lienzo en contra de los abusos cometidos por miembros de la iglesia católica.

María Teresa Jelsic, madre de Rodrigo Pino, señaló que a partir de este momento se inicia el saneamiento de su mente y su corazón. “Si bien no hubo justicia en el ámbito penal, sí en la justicia de la Iglesia, lo que es muy potente para nosotros. Creemos que ha sido un gran paso. Vamos a seguir ahora trabajando con nuestro hijo, pues su proceso no ha sido fácil”, indicó.

Para Manuel Pino, papá de la primera víctima que denunció a Órdenes, dijo que tienen sentimientos encontrados con la decisión del Vaticano producto de prolongada demora en la resolución de la expulsión de Órdenes. “Cuando denunciamos que nuestro hijo estaba siendo abusado por el obispo, él tenía apenas 14 años, sin embargo, Órdenes tenía mucho poder, manejaba toda la situación y hacía uso de eso. Se jactaba – incluso – que podría llegar a ser arzobispo de Santiago”.

Pino aún no se conforma que la justicia haya sobreseído a Órdenes, después de la investigación que llevó adelante el ministro de la Corte de Apelaciones, Pedro Güiza.

“Presentamos un sinnúmero de pruebas, testimonios, grabaciones y otros, pero lo absolvieron. Decidimos no apelar a la decisión de ese tribunal para no revictimizar a nuestro hijo, hemos sido muy respetuosos con él y lo tenemos muy protegido para que no sufra más. Quería ser cura y este sujeto lo estaba orientando para que tomara ese camino y le decía que ‘era el enviado de Dios para él’. Este hecho nos afectó a todos como familia”, aseveró.

OBISPO VERA

En enero de este año, la Corte de Apelaciones de Iquique absolvió al ex obispo indicando que no existían presunciones que permitieran verificar la ocurrencia de los hechos denunciados.

En un breve comunicado, el obispo de Iquique, Guillermo Vera, precisó que “como pastor de esta diócesis, quiero reiterarles a cuantos han sufrido a causa de estas situaciones, mi cercanía y la de toda la comunidad cristiana, como también la disposición de estar siempre en sintonía con su dolor”.

AUDIO declaración de exObispo y testimonios de la víctima: