Por Roberto Bustamante, Querétaro, México.

En el primer tiempo tuvo un mano a mano frente al capitán de la selección mexicana, Marco Fabián, y el joven formado en Deportes Iquique, Brayan Cortés, evitó la apertura de la cuenta. Clarito y sólido en los centro aéreos, el iquiqueño mostró sus credenciales en un partido que no se veía fácil.

Porque la derrota frente a Perú por goleada tenía  inquietos a jugadores y cuerpo técnico. Medel, el capitán de la Roja, salió a dar declaraciones exigiendo mayor compromiso, sobre todo de los más jóvenes. Y en ese llamado, el portero se lo tomó en serio y jugó sin nervios, sin el peso de la camiseta. Aunque no sufrió mayormente, cuando se le requirió fue prenda de garantía. No fue exigido en el segundo tiempo, y su estreno como titular en la selección adulta le abre las posibilidades pensando en la Copa América del 2019 en Brasil.