En estos dos últimos sábados del mes de octubre se llevarán a cabo las postreras funciones de la obra del dramaturgo chileno Sergio Arrau, “Harakiri”, a cargo del Teatro Universitario Expresión, en el marco de la XXXIX del elenco universitario. Precisamente este sábado 20, a las 20.00 horas, en la Sala Veteranos del 79, Zegers 150, actores y actrices darán vida a esta hilarante comedia que a través del humor devela una de las problemáticas sociales actuales, representada por un hombre que solamente deseaba solidarizarse con un desdichado, pero que termina siendo apresado, condenado a muerte, perseguido y expatriado por todos los organismos públicos y por la gente.

“Harakiri” es una farsa contemporánea que se desarrolla a partir del harakiri que lleva a cabo un oriental, con la intención de aliviar el sufrimiento existencial que padece. En esa trágica circunstancia interviene Juan Castillo, un transeúnte que intenta en un acto solidario evitar el fatal desenlace; sin embargo, es confundido como un asesino. Desde ese momento la violencia estructural, en una cadena de sucesos insólitos, llegará a extremos inimaginables que ponen en tela de juicio los valores adquiridos por este hombre a lo largo de su vida.

Esta producción escénica ha sido aclamada por el muy logrado cometido de sus actores y actrices, quienes en una interpretación ágil y lúdica han sabido sacar provecho al particular tono satírico de la trama, todo lo cual ha permitido abordar de manera entretenida un tema de mayor hondura social.

Por otra parte, el Teatro Universitario Expresión inició el montaje de la obra “Las voces de los callados”, de Iván Vera-Pinto Soto. El drama describe el trabajo de un literato que escribe una novela basada en las desventuras de un anarquista (Antonio Ramón), quien intentó vengar la muerte de su hermano muerto en la masacre de la Escuela Santa María de Iquique; paralelamente, investiga las circunstancias en que fueron asesinados sus progenitores y el paradero de sus propios restos, en el viejo puerto. Mientras redacta concentradamente su escrito, descubre voces que le hablan. Son las voces de sus antepasados, “las voces de los callados”.

Bien sabemos que las personas que escuchan voces tienen a menudo la impresión de estar confrontadas a otro mundo, una dimensión que las desborda y acapara toda su atención. Su capacidad de razonar puede verse afectada y trastornada temporalmente, pues es imposible comprender su lenguaje críptico y revelador de ellas. Pero, cuando comienzan a internarse en ese territorio desconocido y negado por la razón de los vivos, entablan una asociación entre los discursos e imágenes que perciben con sus preocupaciones y obsesiones ancestrales. Por ello, Leandro, a lo largo del relato intenta controlar estas experiencias para poner orden a su mundo emocional. En este ejercicio logra la espera comunicación con sus seres queridos desaparecidos cruelmente. Con este montaje el Teatro Expresión celebrará el XXXX aniversario artístico. Por este motivo, se convoca a jóvenes, no mayores de 30 años, con alguna experiencia teatral, que deseen incorporarse a un trabajo de taller formativo intensivo, para luego participar en este espectáculo.

Las inscripciones aún están abiertas y los interesados deberán ir directamente los días lunes, miércoles, viernes y sábado, a partir de las 18.00 horas a la Sala Veteranos del 79. Los interesados deben contactarse con el profesor Iván Vera-Pinto Soto, director de la compañía universitaria.