El Martillo

Asustados y nerviosos andan los empleados públicos de Iquique, ya que este mes de noviembre esta el aviso de las renovación de los contratos y al parecer se piensa que van haber muchos cortes de cabezas.

Una rara sensación hay en los estamentos públicos de la ciudad, ya que se han producido varias desvinculaciones relacionas “por pérdida de confianza” ( coloquialmente – cortes de cabezas)

Lamentablemente varios ya han sido corrido de los trabajos públicos por supuestamente estar vinculados a partidos políticos (en este caso de la oposición), en este contexto se encendieron las alarmas en los empleados públicos debido que llega el fin de año y vienen las renovaciones de contrato, es así que se entro en una catarsis de nerviosismo y comentarios, donde nadie quiere verse involucrado en algún problema que pueda gatillar el despido, por otro lado ya hay algunos perseguidos que ya se sienten afuera y tienen sus cajitas para guardar sus cosas, y esperando la llamada o la citación de la jefatura para que le den la ingrata noticia.

Lo que si también se comenta, que los que serian desvinculados van a gritar y patalear como nunca, emprendiendo acciones legales.

Lamentablemente por todos es sabido que los puestos de trabajo en servicios públicos sirven para pagar favores político, desear suerte a quienes van a ser echados de sus trabajos y apoyarlos en tan difícil momento personal para que pronto logren insertarse en el mundo laboral.

Lo curioso que la ANEF y la CUT no hacen nada, solo están observante de lo que está sucediendo.