La caravana migrantes hondureños, guatemaltecos, y salvadoreños, que entró a México el 19 de octubre y aglutina alrededor de 4.000 centroamericanos que buscan llegar a Estados Unidos, se dividió en el estado mexicano de Veracruz, según informan medios aztecas.

En diversos grupos tomaron caminos distintos, que los llevaron a los municipios de Ciudad Isla, Rodríguez Clara, Tierra Blanca, Córdoba y el Puerto de Veracruz y también al de Loma Bonita, en Oaxaca.

La promesa incumplida del gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes, quien el viernes les ofreció transporte gratuito hacia la Ciudad de México y luego retiró la oferta, generó que el grupo se dividiera en diferentes grupos y rutas.

“Vamos hacia el Distrito Federal”, aseguró Adalí López, un hondureño que transitaba por el municipio de Tierra Blanca, una región paso obligado de migrantes y cercano al puerto turístico y de carga de Veracruz (Golfo de México).

Un contingente de unos 400 migrantes llegó la tarde de ayer al municipio de Córdoba, en la zona montañosa central. El grupo arribó a esa zona en vehículos particulares y unidades móviles de protección civil y de Policía estatal, quienes los llevaron al parque central de la ciudad, frente a la catedral.

En la ciudad de México los migrantes serán recibidos en el estadio Jesús ‘Palillo’ Martínez, que se ubica dentro del complejo de la Ciudad Deportiva de la Magdalena Mixhiuc.

Internet