Siempre hemos dicho que en el sexo lo más importante es la comunicación de pareja. Sin embargo, existen ciertas posiciones que ayudan a las mujeres a llegar al clímax mucho más rápido.

Revísalas con tu pareja y atrévanse a intentarlas… ¡adelante!

Esta posición es sensual y sumamente placentera. La mujer controla el ritmo y la profundidad de la penetración, así como el hombre puede estimular la zona genital con movimientos suaves y caricias intensas.

Con esta pose la mujer toma el control total de los movimientos. Se sugiere que más allá de subir y bajar, ella mueva las caderas suavemente de adelante a atrás de tal forma que el roce estumule el clítoris y por lo tanto el orgasmo.

Divertida y excitante. Esta posición es especialmente buena para una penetración profunda. Es importante que el hombre haga pequeños círculos alrededor de la vagina para intensificar las sensaciones y darle tiempo a ella de llegar al orgasmo.

Aunque esta postura no se distingue por una penetración muy profunda, resulta muy íntima y extremadamente estimulante si se hace correctamente. El hombre se coloca al borde de la cama. Ahí ella se sienta sobre sus piernas y deja caer ligeramente la cadera hacia afuera. El bombeo no debe ser demasiado intenso, es preferible hacerlo con dulzura para que el roce del pene con los labios vaginales y el clítoris hagan lo suyo. Lo mejor de esta pose es que pueden aprovechar para besarse y acariciarse a lo largo de la sesión.

Informe 21