El orgasmo es el punto culminante de mayor excitación sexual en ambos sexos, la fase más placentera. Es la respuesta neurovegetativa producida por el organismo respondiendo a los estímulos que se han creado durante la fase de excitación.

Una de las principales diferencias según los expertos, reside en la capacidad para alcanzar el orgasmo durante las relaciones sexuales.

En las mujeres el porcentaje de alcanzarlo es de 65% y en los hombres es casi la totalidad un 95%.

Principales diferencias entre el orgasmo femenino y masculino
Mujeres y hombres no experimentan el placer de la misma forma, por lo tanto, los orgasmos también tiene sus propias diferencias y características desde el punto de vista emocional y físico.

• Duración e intensidad: Las mujeres necesitan más tiempo para alcanzar el punto de mayor excitación, los hombres pueden lograrlo en pocos minutos.

El orgasmo femenino puede alargarse hasta 20 segundos o más, los hombres experimentan la sensación entre 3 y 10 segundos. En el caso de la intensidad, en las mujeres las contracciones se generan en los genitales y músculos pélvicos pudiendo extenderse al resto del cuerpo. Las mujeres pueden experimentar varias contracciones en un intervalo de 0,8 segundos, en los hombres no llegan a experimentar más de 10.

• Cantidad de orgasmos: Mientras el hombre experimenta el período refractario (cuando el pene vuelve a su posición y tamaño inicial), en la mujer no sucede.

El hombre necesita más tiempo para volver a iniciar el proceso y poder experimentar otro orgasmo. La mujer puede mantener el tiempo meseta, por lo que pueden experimentar orgasmos de forma simultánea y continuada.

• Ambos sexos liberan oxitocina durante el orgasmo: Es la hormona que produce que las contracciones sean más acentuadas. Se siente calor, presión y cosquilleo al momento de conducir al clímax.

• Existe una diferencia sustancial entre hombres y mujeres: Los sentimientos, los problemas psicológicos y emocionales son capaces de inhibir por completo la satisfacción sexual femenina, cosa que no suele ocurrir con los hombres.

Lo importante, más allá de las diferencias, es cuidar nuestro cuerpo y ser responsables. Respetar nuestro cuerpo y el del otro. Nunca aceptar algo en la intimidad donde no nos sintamos cómodos. Disfrutar y vibrar de placer, con todo lo que decidamos hacer, pero entre los dos.

Informe 21