Una noticia que nos coloca triste, la segunda en pocos días tras la destrucción de 13 mil litros de copete, el posible cierre de uno de los bares tardicionales de Iquique Glorioso, El Genovés, ubicado en Amunátengui con Tarapacá.

El local de la familia Solimano fue abierto al público en 1956 y ahora surge la información de los hermamos que sobreviven a su dueño, José Solimano Canepa, que llegó a Iquique desde Genova en los años 20.

Uno de los motivos del cierre sería el descanso de los hermanos y lo más probable la venta del local.

Una triste noticias para los parroquianos del Genovés, que por su barra ha visto pasar a saciar la sed a muchas iquiqueñas e iquiqueños, menos importantes como empingorotados.

Hermanos Solimano (imagen Franco Miranda)