Por VIRAL ALZADA

Es vox populi​​ que mi amado alcalde Mauro Soria está viviendo la último periodo en la muni.

Esto me da una lata gigante, pero que le vamos hacer la contingencia política está coartando las ideas y los proyectos del Mauro a través de Bienes Nacionales. Pareciera que los que votaron por el coludo que tenemos como Presidente, no se imaginaron que nos obligaría al retroceso ciudadano del glorioso.

Así qué, chiquillos olvídense de un nuevo terminal de buses y ni piensen en morir, porque tampoco tenemos cementerios y pa’ que decir las miles de familias que esperaban una casita propia a través del sistemas cooperativas, todo esto gracias al ministro de Bienes Nacionales.

Este bloqueo político busca que el Mauro no tenga obras, ni logros al final de su mandato y por ende no sea elegido.

Pero esto no es tan grave. Bloqueo de información que existe dentro de la misma muni. Resulta señora y señor que los malos asesores del municipio, que nos tienen cabreados a los iquiqueños, que una y otra vez caminamos a la muni y no hay respuestas. Andan bien calladitos y no le dicen al alcalde las cagaditas que se mandan.

Hay un asesor que esta más perdido que el Teniente Bello, y ya la situación es insostenible. Mauro pregunta nomás como juega con los gestores culturales y tour operadores que van a solicitar apoyo. Hace un tiempo se enojó, por qué dije que no sabía ni de turismo ni de cultura, y hoy, lo reafirmo una y otra vez. Para la muestra un botón (segunda feria del libro que hace y las dos fueron un desastre)

Y si vemos el mediocre equipo de prensa que a duras penas está aprendiendo a usar la cámara, menos sabe manejar micrófono haciendo pegas a medias o simplemente no haciendo la pega.

Asesores que más que asesorar a los iquiqueños, te dejan mal y no aportan a la idea de progreso de los iquiqueños.

Si digo que el sorismo morirá es en forma de despertar al dragón dormido, que tu Mauro tienes y pares con los abusos y malas prácticas de las personas que te rodean.

Para que no muera el regionalismo y el legado del sorismo por mediocridades.