Hoy en Asunción, Paraguay, se reunirán los presidentes de ambos clubes involucrados con la directiva de la CONMEBOL.

Debería salir humo blanco hoy en las oficinas de la Confederación Sudamericana de Fútbol, donde se manejan principalmente 3 ideas sobre cómo proceder para dirimir al nuevo campeón continental entre River Plate y Boca Junior:

1) Boca pide por reglamento que le sean otorgados los tres puntos del juego de vuelta, debido a que algo parecido ocurrió en la copa 2015, cuando en la cancha de Boca, a la salida del túnel de los jugadores de River, hinchas tiraron gas pimienta a los jugadores “gallinas”. El encuentro se suspendió y la CONMEBOL en esa oportunidad cedió los puntos al equipo “millonario”, quien accedió a la siguiente fase. Con ese precedente, Boca presentó la documentación necesaria para que esta vez suceda lo mismo.
2) Que el encuentro se juegue este 8 de diciembre en cancha de River, tal vez sin público.
3) La menos plausible es que jueguen el encuentro en Emiratos Árabes, donde se disputa el mundial de clubes y donde el ganador de la Libertadores debe representar a Sudamérica.

CARTA DE LA CONMEBOL

El presidente del máximo organismo del fútbol regional, Alejandro Domínguez, publicó una carta en la página web de la institución en la que dice «A pesar del acuerdo previo de fair play firmado por los presidentes de ambos clubes finalistas y de todas las alertas emitidas desde Conmebol, a los responsables de la seguridad, el estadio y los alrededores fueron escenario de una violencia irracional y aparentemente impune, hacia los jugadores, el público, los niños y las familias que se acercaban pacíficamente, las autoridades, los vecinos. Los acontecimientos vandálicos fueron penosos. La barbarie que se ha venido apoderando de nuestro fútbol colocó muchas vidas en riesgo».

Más adelante, el dirigente escribe: «También hago un llamado a los dirigentes de River Plate y Boca Juniors, a que entiendan que la responsabilidad que tienen en sus manos va mucho más allá de solamente defender sus colores y los intereses de sus socios. Ante todo, tienen una responsabilidad hacia el fútbol sudamericano, muchas veces desvalorizado y criticado en nuestros países, pero apreciado en todo el resto del mundo».

Clarito: les está pidiendo que acepten la reprogramación del partido, que será anunciada hoy, en las formas y fechas que decida la entidad.

«En la Conmebol que presido, el fútbol no se gana con piedras ni agresiones. Lo ganan los jugadores en la cancha. Y más en Sudamérica con la calidad de nuestros futbolistas. En la Conmebol que presido se juega respetando al rival, teniendo el fair play como visión en la cancha, en las gradas, en la dirigencia», agrega. La interpretación sale con facilidad: Domínguez reclama que Boca no apele en el caso de que el Tribunal de Disciplina no le dé el partido por ganado. Es evidente que la Conmebol quiere fútbol.