En agosto pasado los empingorotados niñitos del Cacique, que no juegan en el estadio Cavancha, perdieron frente a los Dragones en  Calama por 2 a 1.

Esto habría originado el enojo de Juan Manuel Insaurralde que habría dicho en el camarín: “¡No podemos ser tan pelotudos, cómo vamos a perder con estos muertos… Diez mil goles nos perdimos, la concha de tu madre”, habría gritado el Chaco, según desclasificó El Mercurio.

Lucas Barrios se sintió tocado y respondió: “¿Me estás diciendo a mí, me estás diciendo a mí? (…) Sí, me estás diciendo a mí, me estás diciendo a mí la re puta madre”.

Ambos jugadores casi se van a los cornetes, pero gracias al DT, Héctor Tapia, logró separar a los albos.

¿Qué opinas?