No hay peor tortura para una bebedora o bebedor que amanecer con la caña mala (resaca), cuando el dolor de cabeza machaca horas y horas, momentos eternos. Pero eso habría llegado a su fin, gracias al profe canadiense Shaughnessy Bishop-Stall que durante diez años se copetió para su propia investigación científica.

Shaughnessy Bishop-Stall.

Este esforzado estudio se plasmó en el libro: “Resaca: La mañana siguiente y One Man’s Quest for the Cure”, fueron diez largos años de investigación, tomando «por la ciencia» para saber como terminar de una vez por toda con la odiada caña.

Se cuenta que el profe decidió iniciar un viaje por el mundo, para tomar y probar los diferentes «remedios» que ofrecen las  culturas.

«Es probablemente la enfermedad más común. La economía sufre, la vida cotidiana de las personas se ve afectada. Entonces, ¿por qué no podemos poner un poco de esfuerzo en resolver esto? «, dijo con el cuerpo sano el autor en una entrevista con The Guardian.

SEGUIRA

Y tras revivir una y otra vez la caña, para detectar el mejor tratamiento, el profesor entregó una respuesta concreta.

«De lo que realmente se trata, es de desactivar los aspectos más horrendos de la resaca. Náuseas, dolor de cabeza, dolor de cuerpo» y para ello, acotó, esta es la receta: después de beber pero antes de dormir se debe consumir una infusión de cardo mariano para proteger el hígado; N-acetilcisteína para el sistema inmunológico; vitaminas B1, B6 y B12, que estimulan el metabolismo; y además prender un incienso, que tiene propiedades antiinflamatorias”.

Finalmente, el profe héroe seguirá trabajando, es decir chupando como si el mundo se fue a acabar para seguir perfeccionado sus estudios sobre la maldita “caña”.

Fueron diez largos años de investigación, tomando «por la ciencia» para saber como terminar de una vez por toda con la odiada caña.