Planificar la compra, comer con tranquilein o medir las cantidades son algunas de las claves para no engordar en estas fiestas. La Navidad es sinónimo de reuniones con los amigos, cenas con los compañeros de trabajo y con la familia.

Unas citas en las que la comida se convierte en la mayor protagonista y donde siempre hay excesos. Y, aunque intentemos medir lo que comemos, los platos dulces y salados son una tentación demasiado grande. Por eso, toma nota de estos trucos para que los atracones no arruinen tus fiestas.

Planificar bien la compra
Durante estas fechas las grandes superficies se llenan de dulces y productos que no se consumen habitualmente y se alejan de unos hábitos saludables. “Las Navidades son una época complicada para realizar una elección alimentaria objetiva, ya que tanto nuestro entorno cercano como los medios publicitarios no nos lo ponen fácil”, explica la nutricionista, Marina Buil, quien intenta acabar con los mitos  alimentarios más extendidos en su cuenta de Instagram, ‘Nutrición sincera’. Según la experta, es esencial que en nuestra lista de la compra primen los alimentos frescos (fruta, verdura, pescado, huevos…) frente a los procesados, aunque nos concedamos algún capricho. “Lo que más suele tentar son los dulces navideños, por ejemplo, podemos comer un trocito de pan de pascua el día de Navidad, pero no empezar a comer estos dulces en noviembre y acabar en febrero”, afirma.

Cuidar las cantidades
El precio de la caja navideña es más alto que la anterior, por lo que es importante ser realistas a la hora de preparar la lista, evitando gastos innecesarios y desperdicios de comida. Además, para Buil, es esencial elegir bien las cantidades, ya que, “si hay un exceso de platos, los comensales se llenan demasiado y no disfrutan de estas recetas más elaboradas”.

Apostar por opciones más ligeras
Aunque haya platos que son esenciales en estas fiestas, nunca está demás innovar y probar nuevas elaboraciones, como recetas saludables que además de sorprender a los invitados, nos ayudan a cuidarnos. “Una buena opción es preparar entraditas livianita antes del plato fuerte, estos pueden ser por ejemplo a base de vegetales, marisco hervido o carnes magras”, explica la nutricionista.

Evitar la ingesta excesiva de alcohol
El copete suele estar presente en estas reuniones pascueras, por eso, es importante realizar un consumo adecuado y responsable del mismo. “Lo mejor es acompañar siempre las comidas y las cenas con agua (qué fome) y si se consume alguna copa que sea para brindar”, argumenta la experta.

Realizar actividad física
Los días festivos son días de celebración, por eso muchas personas dejan de lado todas sus rutinas, como el gimnasio. Esta es una concepción errónea, ya que se realizan comidas más pesadas que de manera habitual, por lo que es importante realizar actividad física. “No tienen por qué ser grandes esfuerzos, sino pequeños detalles que nos ayuden a movernos un poco más, como un paseo en familia tras las comidas”, comenta Buil.

Comer con tranquilidad
Aunque la mesa se llene de comida más rica, es importante que seamos conscientes de lo que comemos. Es decir, que apreciemos cada plato, masticándolo bien. “Ante todo se debe comer con tranquilidad y disfrutar de la gente que nos rodea, no nos juntamos solamente para comer sino para charlar y pasar un buen rato con nuestros seres queridos”, concluye.

 

Informe 21