Concejal (UDI) Juan Lima Montero señala que se trata de ordenar y respetar a la comunidad

Cuando los conductores van por la Costanera a la altura del edificio de la playa Bellavista, siguiendo por el sector de la Piscina Godoy, para enfilar por el que los antiguos iquiqueños llamaban “El Camino”, en plena Costanera, hasta el edificio Atalaya, sale un olor a asado que dan ganas de bajarse o se llega a la casa con un voraz apetito. Aunque muchos también se molestan porque consideran que la playa no es para asados. De todo hay en la Viña del Señor.

MEDIDA DE ORDENAMIENTO

Para el concejal y presidente regional de la UDI, Juan Lima Montero, no se trata de prohibir por prohibir. “Esta una medida de ordenamiento. De definir cuáles serán las playas dónde se podrá hacer parrilladas y en las que no se podrá. Así de simple. Es un asunto de organización, de ordenamiento porque, de lo contrario, se genera un desorden absoluta y vivimos en comunidad y hay que respetar al prójimo Es tan simple como eso. Además, estas no son medidas que se toman entre cuatro paredes, hay vecinos que plantean sus problemas y hay que escucharlas y luego adoptar la mejor decisión”, detalló.

Este aroma y los parrilleros que se reúnen a celebrar cualquier acontecimiento más los ‘invencibles ruqueros’ puede desaparecer de ciertas playas porque el Concejo Municipal de Iquique, con el voto de los concejales, excepto Matías Ramírez, prohibió hace algunos días este tipo de acciones costumbristas y tradicionales en las playas. Se espera que la Ordenanza se promulgue en las primeras semanas de enero.

Lo cierto es que con esta ordenanza que está por debutar, muchos iquiqueños se alegraron, pero otros se enojaron.

TRADICIÓN

Rápidamente algunos dijeron que es una tradición hacer asados en Bellavista y hasta ceviches preparados en los hoyos naturales entre las rocas de esa legendaria playa que los ‘morrinos’ aman por sobre todas las cosas. Incluso han aparecido hasta en programas de televisión donde se ha destacado esta forma de convivir y participar entre parientes y amigos. Y no es sólo en el verano. Es todo el año, dado el clima benigno de la “Tierra de Campeones”. Es una costumbre que se debe respetar. Y ya se escuchó algunas voces que dejarían algunas playas… Entonces, la ordenanza tuvo partida de caballo inglés y llegada de burro (con perdón de ambos animales). ¿Por qué? Porque ya empezaron algunos vecinos a reclamar contra esta próxima normativa. Están en su derecho. Pero las ordenanza generalmente favorecen a la mayoría. Veremos.

Las playas en la ‘mira’ de esta ordenanza son: Huayquique, Playa Blanca, Poza de los Caballos y Bellavista, playa que aman los morrinos.

Muchas ordenanzas votadas y decretadas en el Concejo Municipal no se cumplen en Iquique: La contaminación acústica, los vehículos estacionados por años en las calles de la comuna, la presencia permanente de vendedores ambulantes, aparcar sobre las veredas, sacar la basura fuera de los horarios establecidos, la autorización de negocios en barrios reconocidamente residenciales, etc.

RUQUEROS: VERANO TODO EL AÑO

El alcalde Mauricio Soria está haciendo lo posible para establecer un ordenamiento en las plazas, plazoletas y en las playas. Sin embargo, ha resultado una constante “lucha” porque hay muchos que no respetan las ordenanzas y los principales son los ‘ruqueros’ que han llegado de otras regiones del país y encuentran que aquí nadie pasa frío, compran una carpa iglú o frazadas usadas y hasta colchón para hacer su ‘ruco’ en cualquier recoveco, plaza, plazoleta, en los corredores de la calle Baquedano, considerada Zona Típica en la ciudad y, por supuesto, en el borde costero que para muchos es ‘verano todo el año’.

Muchos creen que esta vez podría ocurrir el destierro de los asados playeros porque las multas las aplicará cualquiera de los tres Juzgados de Policía Local de la comuna de Iquique y se pagarán en Unidades Tributarias Mensuales (UTM). Siempre ha sido así. Las infractores tendrán que pagar entre 47 mil y 234 mil pesos.

Aunque este tema se abordó en la sesión del Concejo Municipal del 19 del mes en curso no se sabe cuándo comenzará a regir.

Les recordamos lo esencial de la ordenanza: “Se prohíbe toda forma de ocupación de los lugares públicos ejercida con miras a pernoctar, acampar, habitar, residir e instalarse en dichos bienes”. La Municipalidad de Iquique quiere “promover, fomentar y normar el uso de los bienes públicos en pro del resguardo de los habitantes de la comuna y de la convivencia armónica”. Veremos qué sucederá.