El famoso “señor de la noche” el mismo que cuando enviaban a los agente de la CNI en busca de opositores a la dictadura con la siguiente frase “el cóndor quiere sangre”, Álvaro Corbalán, anunció que iniciara una huela de hambre, ya que lo encontraron en Punta Peuco hablando por celular.

Álvaro Corbalán, de 68 años, es un mandamás de la exCentral Nacional de Informaciones (CNI) y condenado a casi 150 años por crímenes de lesa humanidad, fue hace pocos días declarado clínicamente ciego.

El exagente de la CNI fue sorprendido hablando por celular, algo que no está permitido ya que contraviene los protocolos de seguridad y por lo que fue sancionado en al menos otras tres ocasiones previas por Gendarmería. Como castigo, la institución estableció que, por un lapsus de 15 días, sus cercanos no lo podrán visitar, mientras que el dueño del móvil no podrá acompañarlo en los próximos 2 meses, según informó La Tercera PM.