El experto en educación y académico de la Universidad de Santiago, Dr. Mario Sobarzo, considera que el proyecto del Gobierno, que repone la selección en algunos establecimientos educacionales, desconoce que el mérito académico de un alumno depende de factores socioeconómicos.

Por ejemplo, si sus padres son profesionales o si tiene un lugar para estudiar en su casa, excluyendo a quienes viven en condiciones de hacinamiento. “Pedirle a una persona que se esfuerce más en estas condiciones es burlarse en el rostro de la gente más pobre de este país”, critica.

El Presidente Sebastián Piñera salió a defender este lunes el proyecto Admisión Justa que impulsa el Gobierno y que busca reponer la selección en algunos establecimientos educacionales. “Da más libertad y flexibilidad para los que están en la industria de la educación”, sostuvo, junto con asegurar que el objetivo de la iniciativa es “valorar y reconocer el esfuerzo y mérito como algo legítimo y que debe ser considerado al momento de decidir la admisión”.

Para el experto en educación y académico de la Universidad de Santiago de Chile, Dr. Mario Sobarzo, el enfoque de la iniciativa es incorrecto, dado que no considera que el mérito académico de un estudiante depende de factores socioeconómicos. Por ejemplo, si sus padres son profesionales o no, si en su hogar tiene un espacio para estudiar o vive en condiciones de hacinamiento, y si la comuna de la escuela básica a la que asistía contaba con más o menos recursos para entregarle al recinto, entre otras consideraciones.

“Las notas se transforman en una competencia que en el sistema chileno tiene un origen tremendamente desigual, porque cuando se evalúa la razón de por qué un estudiante llega a sacar mejores calificaciones que otro, tenemos que ponderar estos factores”, sostiene. “Que el mérito y los criterios para seleccionar a una persona dependan de una cuna o un hogar semejante a otro resulta indignante y una burla. Pedirle a una persona que se esfuerce más en estas condiciones es burlarse en el rostro de la gente más pobre de este país”, critica.

Finalmente, el especialista en filosofía de la educación hace hincapié en que Chile presenta malos indicadores en el ámbito de la desigualdad, en comparación a otros países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), por lo que insiste en que no todos los alumnos están en igualdad de condiciones al momento de postular a un colegio.

“Un principio fundamental de la democracia desde su origen es lo aleatorio y que cualquier persona puede desempeñar una función determinada. Eso se ha olvidado. En un principio, el azar determinaba quién ocupaba un cargo político, por ejemplo”, afirma. “Admisión Justa lo que se está reponiendo es un proceso tremendamente selectivo que, incluso, llega a la discriminación”, concluye.