Tanto los hombres como las mujeres necesitamos tener orgasmos con cierta regularidad. Si no, que se lo cuenten a las mujeres que eran diagnosticadas de histeria femenina hasta mediados del siglo XIX por falta de orgasmos. Sí, sí, como lees.

El primer vibrador se lo inventó un médico que curaba a sus pacientes que sufrían irritabilidad, insomnio, dolores de cabeza, pérdida del apetito o mal humor como consecuencia de no tener orgasmos.

Por suerte, estamos en el 2019 y, además de disponer de información sobre cómo tener orgasmos, tenemos los magníficos juguetes eróticos que nos hacen llegar al clímax a la perfección cuando nosotras queramos.

Y es que, usar un vibrador con regularidad tiene muchas ventajas:

Reacciones de tu cerebro al tener un orgasmo.

Científicamente está comprobado que al llegar al orgasmo tu cerebro reacciona de varias maneras.

En concreto, cuando llegas al clímax tu cerebro libera dopamina, un neurotransmisor que va ligado a la sensación de placer y bienestar.

También entra en juego la oxcitocina, una glándula relacionada con la afectividad y el amor.

Por otro lado, en vez de activarse, la parte más racional de nuestro cerebro conocida como la corteza orbito frontal lateral se ‘apaga’.

Gracias a esta reacción, nos olvidamos del miedo, la ansiedad, el control, la razón y nos sentimos mejor que nunca.

Tú misma puedes comprobar que después de tener relaciones sexuales estás más relajada y contenta.

Y que, por lo contrario, cuando llevas mucho tiempo sin esos momentos de placer estás más irritable.

Beneficios para tu cuerpo.

En concreto, tener sexo tiene 4 ventajas principales para tu cuerpo:

En primer lugar, se reduce la presión sanguínea, lo cual reduce el riesgo de padecer enfermedades crónicas del corazón y ataques cardíacos.

En segundo lugar, el sexo es un muy buen ejercicio cardiovascular.

Depende de qué tipo de posturas y de cuánto tiempo estés en el tema quemas calorías.

De hecho, si practicas sexo durante 1 hora puedes llegar a quemar entre 100 y 200 calorías.

En tercer lugar, tener orgasmos reduce el dolor.

Está comprobado que tener sexo durante la regla reduce sus síntomas (hinchazón, dolor en la zona…) y también actúa como muy buen analgésico para las migrañas o resacas.

En cuarto puesto, otra parte de nuestro cuerpo que sale beneficiada es la piel.

Durante el orgasmo se libera una hormona que se encarga de rejuvenecer la piel al oxigenarla y aportar nutrientes.

Así que si ves a alguien con una piel envidiable, ya sabes cuál es su secreto.

¿Por qué tener y usar un vibrador?

Ser feliz, estar radiante y tener una buena salud gracias a los orgasmos es más fácil y económico que acudir a cualquier tratamiento de estética o psicológico.

Los vibradores son los juguetes que animaran tu vida sexual y por ende tu vida cotidiana.

¿Por qué? Pues la razón madre es porque se fabrican única y exclusivamente para darte placer.

En concreto, las ventajas principales e indiscutibles de usar un vibrador con frecuencia son:

– Porque tienen funciones que una persona no puede hacer. Sin ir más allá, una persona no puede vibrar con la potencia y frecuencia que lo hacer un vibrador.

– Los juguetes sexuales siempre están disponibles para darte placer cuando a ti te apetezca y de la manera que tú quieras. Están a tus órdenes, vaya.

Hay tantos tipos de vibrador como gustos.

Y es que claro, no a todo el mundo le gusta el ‘mete-saca’ de la misma manera y además, en el sexo hay miles de cosas por explorar (anal, la dominación y sumisión, estimuladores de clítoris, tener orgasmos en público con un juguete con control remoto…). La imaginación es el límite.

Siempre se pueden usar en pareja.

Ver disfrutar a tu pareja con un juguete, hacerlo tú o tener sexo con un juguete especializado para parejas es ideal para innovar y darle un aire fresco a vuestra relación. En cambio, para usar un vibrador no hace falta pareja.

Consejos para comprar un vibrador.

El catálogo de vibradores para mujer y los de hombres es muy amplio y variado.

Hay desde los vibradores clásicos que nunca pasan de moda hasta vibradores anales, vibradores rotadores que se mueven ‘solos’, balas vibradoras, vibradores realistas hasta estimuladores del punto P (el punto G masculino que se encuentra en la próstata)…

Podríamos ocupar un artículo entero sólo mencionando todos los tipos de juguetes que existen, pero no es el caso.

Sea del tipo que sea, cada uno de ellos está especializado en una zona erógena (o más de una), así que el placer está garantizado.

Pero claro, además de sus funcionalidades debes prestar atención a otros aspectos que hacen que un juguete sea de calidad o no.

El material.

Comprar por los ojos en un sex shop es un error.

Y es que hay mucho vibrador de plástico y de goma por el mercado que, además de tener un tacto desagradable, puede provocar reacciones varias en tu piel (alergia, por ejemplo).

Así que a la hora de decantarte por comprar un juguete u otro ponte como prioritario que el juguete esté fabricado de silicona hipoalergénica, créenos, su tacto sedoso te encantará.

Que sea sumergible.

Además del material, poder usar un vibrador bajo el agua es un puntazo

Además de que te da sensaciones nuevas y muy placenteras, lo usarás mucho más.

Por ejemplo, aprovecha el momento de ducharte (que ya es gustoso de por sí) para tener uno o varios orgasmos y empezar o terminar el día con una sonrisa y relajada.

Batería recargable.

Otro aspecto a tener en cuenta es que el vibrador disponga de batería recargable.

Un vibrador con pilas es más barato, obviamente, pero comprar uno con batería es una inversión.

Es mucho más cómodo porque no tienes que ir a comprar pilas cada dos por tres, nunca te dejará tirada y te durará más tiempo.

Además, la mayoría de los juguetes eróticos con batería recargable son sumergibles.

Por lo que es mucho más fácil y cómodo limpiarlos porque puedes hacerlo con agua y jabón neutro, en vez de tener que usar un limpiador específico para juguetes.

Tus gustos y salir de tu zona de confort.

Como último consejo para elegir un vibrador es que seas consciente de tus gustos.

Explora y descubre tu cuerpo para saber qué tan sensible es tu clítoris o tu punto G, por ejemplo.

Pero también es verdad que salir de tu zona de confort (sexualmente hablando) y probar con un juguete anal, por ejemplo.

Enriquecerá tu vida sexual y la disfrutarás mucho más.

Así que te recomendamos que combines lo que ya conoces con experiencias nuevas.

Consejos para usar un vibrador.

Una vez has acertado con tu juguete y te haces con todas las ventajas de usarlo, es importante cuidarlo para usarlo tantas veces como quieras.

La mayoría de los juguetes requieren de un lubricante de base de agua para usarlos con total comodidad y que todo fluya sin que nada influya.

En concreto, no vale cualquier lubricante.

Para no dañar el material de los juguetes lo ideal es usar lubricantes de base de agua que no tienen químicos.

Por otro lado, cada vez que uses tu juguete, limpialo.

Te apetecerá mucho más jugar otra vez con él si te lo encuentras como el primer día y además la higiene es súper importante en el sexo.

Si el juguete es sumergible, te servirá lavarlo con agua y jabón neutro.

Y si no lo es, necesitarás un limpiador de juguetes específico que te asegurará higiene total.

Informe 21