El presidente de Bolivia, Evo Morales, obtuvo ayer domingo el 35,25 por ciento de los votos de su partido en las primeras elecciones primarias celebradas en el país, que fueron duramente cuestionadas por la oposición al considerarlas un gasto inútil dado que sólo se podía votar a un dirigente por agrupación.

Al mismo tiempo, en los comicios se registró una baja participación de la ciudadanía, ya que de los más de 1,7 millones de militantes sólo votaron 400.000 aproximadamente.

El partido oficialista Movimiento al Socialismo (MAS) fue el más votado con una amplia diferencia respecto de sus ocho competidores, los cuales recibieron un respaldo en las urnas menor al 7 por ciento.

Al mismo tiempo, la oposición argumenta que estos comicios fueron impulsados por el oficialismo como una herramienta para que Evo Morales pueda asegurarse una cuarta candidatura a presidente, luego del fallo a su favor por parte del Tribunal Constitucional de Bolivia que estableció el derecho a la reelección indefinida.

Internet