MARISOL MUÑOZ ROJAS

Con la intención de cambiar el estigma que tiene ese sector de Alto Hospicio, Santa Rosa (exLa Negra), la agrupación “Vida y Arte”, está trabajando con la comunidad en el ámbito cultural, labor que cuenta con el apoyo de entidades gubernamentales, del municipio. Fabiola Villarroel, secretaria de de “Vida y Arte”, recordó que desde los inicio del trabajo con muchas “puertas cerradas”, a lo que se vive hoy con el apoyo de los pobladores, ha logrado que la “gente cambie el switch”. Fabiola es parte de la directiva que encabeza Renzo Pepe.

-¿Cómo nace Vida y Arte?

– “Vida y Arte” nace el 2012, con un propuesta para ampliar el campo artístico y musical de Alto Hospicio. Empezamos con tocatas y festivales. Ese tipo de oportunidades para artistas locales y bandas emergentes del sector. Toma fuerza cuando cambia de directiva, hace unos tres o cuatro años atrás. Renovamos todos los papeles y tomamos las riendas”.

-Hace poco recibieron una sede social en comodato ¿qué significado tiene para ustedes?

-Hemos logrado tener un espacio con el comodato a diez años, trabajando a la par con la municipalidad (Alto Hospicio), con los maristas, con el Consejo de la Cultura, la comunidad de Santa Rosa, con la capilla San Columbano y las juntas vecinales del sector. Entonces, estamos tratando que el centro Cultural Vida y Arte sea un eje transversal para el desarrollo social de la comunidad de Santa Rosa.

-¿Y cuál es fin de este trabajo con la gente de Santa Rosa?

-Lograr que la gente tenga acceso a la cultura y cambiar el switch, tratar de educar a la gente con el tema de los residuos, con la expresión artística, musical, queremos darle esas herramientas a la comunidad para que ellos también tengan otro tipo de oportunidad y sacar el estigma que hay en Santa Rosa. Está tan tocando ese tema del cambio de nombre, que La Negra (…) queremos que desde la misma comunidad salga el desarrollo social y emerjamos como la cenizas (ríe…) como el ave fénix.

-¿En qué parte esta ubicada la sede?

-Está en el lado sur poniente de Alto Hospicio, es el último rinconcito. El centro cultural queda, literalmente, al final de la población. Ubicado en Punta Arenas con Antofagasta 4565.

-Uno de lo objetivos que tiene como agrupación es terminar con el estigma de La Negra ¿Cuéntame cómo se inicia esta historia?

-Esta población nace por las ‘tomas’. La gente, al principio eran parceleros, luego un grupo de personas que buscaban tener un hogar. Hubo un tiempo que había mucha delincuencia en La Negra. Y, acá eran súper invisibles los agentes de cambio que había en la población. Aquí han estado desde siempre y ahora con la edición de una revista multicultural, nos hemos dado cuenta que toda la gente de La Negra está vinculada de cierta manera con cosas que van pasando en el tiempo. Esta investigación que llevamos con la revista, nos ha hecho sumergirnos más en la realidad comunitaria del sector. La misma comunidad impulsó el cambio de nombre, para que Santa Rosa se vea de otra manera, que no sea La Negra como el lado oscuro de Alto Hospicio.

¿Cómo lograron el comodato de la sede que hoy ocupan para sus actividades?

-Empezamos con mucha puertas cerradas. Nos miraban como unos jóvenes que no sabíamos para dónde íbamos, pero al transcurrir del tiempo, vieron todo el trabajo comunitario que hemos hecho. Toda Santa Rosa nos conoce, hasta el mismo alcalde (Ferreira), nos reconoce. Por esto se ha generado un trabajo hermoso en cuanto a la vinculación y articulación que hay acá, gracias también al apoyo de la comunidad del Servicio País, del Ministerio de Vivienda que nos dio su apoyo para tener este espacio. Yo creo que de aquí a diez años este espacio tiene que ser construido por la misma comunidad para que también lo cuiden.

-…Qué falta entonces ¿ y no esperar 10 años?

-Nos falta financiamiento directo para que las organizaciones puedan desarrollar, lo que tenemos que luchar en estos concurso que nos hacen darnos la mano, pero al final en los papeles burocráticamente nos hacen luchar hasta el final. Las ganas, la motivaciones están, las herramienta están.

-Para terminar, Fabiola, con “Vida y Arte” dime ¿qué te pasa como mujer?

-Que la mujeres se empoderen de esto, que no sean solamente los hombre que estén llevando la cara visibles, por decir algo de alguna manera. Que nosotras las mujeres nos empoderemos . Yo apelo al lado amable de la gente, como Faby, con el amor que entregarle a las personas, más que nada. Y eso cómo que el hombre es mas rígido al final, por eso cuando ven a una mujer dirigenta, se transforman en mas dóciles y todo lo que sea conversación. El trato social con una mujer es mas afable. Eso es lo que visto al menos, cuando hay una mujer hay mas posibilidad de mediar.

– Pero te pregunté, tu como Faby ¿cómo te sientes?

-(Ríe…) Ha sido hermoso el trabajo, lo que se ha logrado, me siento conforme con el trabajo hecho. Seguir adelante, a mí me gusta el trabajo social. Yo tengo toda la fuerza y me sirve como desarrollo personal.