Para qué estamos con cosas, la palabra “toque de queda” es lo máximos para sectores de ultraderecha, mientras que el zurderio renovado tirita y hace gárgaras que para que esta herramienta, que le gusta tanto a los militares, no se use.

La mañana de este martes con bombos y clarines el intendente Jorge Ulloa (él mismo que viajó a Londres a dejarle un osito de peluche a Pinochet) y el contraalmirante Carlos Huber anunciaron toque de queda en la provincia del Bío Bío debido a las emergencias por los incendios forestales.

La medida que se supone que comenzaría a regir desde las 22 hrs. y hasta las 07.00 horas, además se estudiaba aplicarla a las ciudades de Concepción y Talcahuano.

Pero… el ministro de Defensa, Alberto Espina, apareció este martes para desmentir el anuncio: “Acabo de hablar con el almirante Hubber. No hay toque de queda en la Región del Biobío, lo que él quiso expresar es que dentro de las medidas y dado que se están produciendo hechos delictuales se analizaba la medida, pero no hay toque de queda. Yo voy para allá, me voy a reunir con él”, señaló el ministro Espina.