EL MARTILLO

Antes, la plaza Condell de Iquique era un espacio o lugar de jubilados, ahí te podías encontrar con señores de la tercera edad quienes se sentaban a disfrutar del día o sencillamente a conversar de la vida, en otros casos se animaban a jugar “dama” u otro juego de entretención, sin duda era una plaza tranquila y de punto de encuentro ciudadano.

Pero lamentablemente, hoy este espacio ciudadano se ha trasformado en un lugar de vagos, fumones y vendedores ambulantes que esconden sus artículos, esperando el momento para tirar el pañito, la verdad que da miedo pasar por esa plaza de Iquique.

Triste es la vista del paisaje del centro de la ciudad sobre todo de quien camina por esta plaza que fue refaccionada con el objetivo de dar un aspecto modernista, agregándole piletas y un patio de comidas, la verdad que varios le hacen el quite por pasar por ahí, ya que es un riesgo personal de agresiones verbales o encontrarse con peleas, vagabundos bañándose, meando o agarrándose a garabatos de estos zánganos sociales.
En fin, este otrora espacio público ya perdió su sentido social, comunitario y de descanso, ahora es un lugar de vagos y delincuentes.

Plaza Condell de ser un orgullo, de atracción turística del centro de Iquique Glorioso paso a ser una indecencia.