El presidente del Partido Unión Demócrata Independiente (UDI), Juan Lima Montero, convocó la noche del jueves pasado a un encuentro de militantes, para consolidar la doctrina del movimiento político en la región de Tarapacá y reafirmar el trabajo sostenido que están efectuando en forma permanente, con miras a las próximas elecciones.

Al evento político, realizado en la sede de la Sociedad de Artesanos, asistieron destacados militantes como el actual intendente, Miguel Ángel Quezada; el diputado Renzo Trisotti, antiguos militantes, dirigentes vecinales, exconcejales, excores y pobladores de diversos sectores de Iquique, Alto Hospicio, Huara, Pozo Almonte, Pica, Matilla, Camiña, Colchane, etc.

Juan Lima Montero afirmó que el encuentro de militantes no fue el único objetivo. “También fue una excelente oportunidad para renovar nuestro compromiso nacional, regional y comunal, en el sentido de seguir consolidando el ejercicio honesto, austero y responsable de las funciones públicas y de gobierno, porque consideramos que más allá del poder
que éstas confieren, el ejercicio de la autoridad se enaltece cuando se encarna como atributo moral al servicio de todos los chilenos”, señaló el titular de la UDI.

Agregó que continuarán el camino de los fundadores, en el sentido de postular siempre una administración pública eficiente, tecnificada, ajena a excesos burocráticos e independiente de intereses partidistas o embates políticos.

Asimismo, manifestó que continúan con una organización que contempla tres estamentos fundamentales: territorial (conforme a la ubicación de los militantes); funcional (afiliados que comparten un vinculo) y operativa (apoyo técnico a las tareas organizativas).

ORIGENES

Recordemos que los inicios de la UDI se remontan hacia marzo de 1967, cuando surge el movimiento gremialista en la Escuela de Derecho de la Universidad Católica de Chile, en el marco del gobierno de Eduardo Frei Montalva y de la reforma universitaria.

Actualmente el sello social del partido es la salud, el trabajo, el emprendimiento, migración, la modernización del Estado, especial atención para la clase media y los adultos mayores, el principal sello de la UDI es que mantiene su creencia en que los sistemas económicos que estimulan en cada persona la capacidad generadora de riqueza, obtienen un desarrollo económico y un bienestar social muy superiores a los colectivismos planificados por la burocracia estatal. Sólo una economía social de mercado permite lograr esos resultados económicos y sociales en la forma equilibrada y simultanea que es indispensable.De igual forma, es fundamental el respeto de la libertad económica de los individuos, tanto en su carácter de productores como de consumidores, es sólido  fundamento de la libertad política. Por el contrario, cuanto más se acerque el Estado a ser el único empleador o fuente de ingresos para las personas, más próximo se estará al control de éstas por los detentadores del poder político.

PROPÓSITO
“Es por eso, indicó Lima Montero, que la Unión Demócrata Independiente subraya, sin embargo, que las libertades económicas deben ejercerse conforme a normas éticas rigurosas y sujetarse a un marco jurídico que impida su abuso. Asimismo, declara su propósito de acelerar el avance hacia la meta de que Chile sea una nación de propietarios y no de proletarios, extendiendo al máximo las formas de acceso a la propiedad y el número de propietarios. La UDI postula una economía abierta a la competencia interna y externa, donde el mercado sea el asignador preferente -aunque no absoluto- de los recursos productivos, todo ello dentro de un marco de adecuada defensa de los productores nacionales. Para que el mercado opere efectivamente, el Estado debe impedir las prácticas monopólicas, incluidas especialmente las concertaciones de precios. Y, finalmente, destacamos la importancia de las pequeñas y medianas empresas, porque ellas contribuyen a difundir la actividad empresarial y favorecen significativamente la generación de empleo, objetivos ambos que fortalecen la estabilidad social”, concluyó.