Chile no aprende. Chile sigue siendo el laboratorio del neoliberalismo. Sí, no lo crees, acá pagamos todo, solo falta el aire que respiramos.

El Impuesto al Valor Agregado (IVA), permisos de circulación, cargos fijos, impuestos a los combustibles, en fin, para qué seguir y no terminar llorando.

Pagamos tantos impuestos al Estado, que la devolución a quienes entregaban durante un año boletas de honorarios, era un desahogo, que podía servir para cancelar deudas, comprar algo que nos guste o simplemente ocupar ese dinero en los que nos de la gana.

Pero resulta que ahora, en forma gradual ese dinero con el que contabas cada mes de mayo, ahora se irá derechito a las cuestionadas AFPs, es decir en buen chileno más recursos para que los grupos económicos sigan sumando riqueza a costillas de los pobres y esforzados chilenos, especialmente de clase media y pobres.

Unadecisión que nació en el primer gobierno de Michele Bachelet, en el año 2007, por siaca.

¿Qué opinas?