NELSON C. MONDACA IJALBA*

Esta en el Congreso el proyecto tributario que encabeza el Ministro de Hacienda, Felipe Larraín. Varios interlocutores políticos fueron invitados a la Moneda con el propósito de avanzar hacia lograr el mayor consenso posible para su pronta aprobación. Los resultados de esta mesa dialogo con sectores de la oposición es una materia propia de la democracia.

En la centro izquierda y en la izquierda recae la responsabilidad de avanzar en la idea de legislar o en caso contrario, poner luz roja al citado proyecto y después de meses de discusiones, simplemente nos quedamos donde estamos. La última reforma realizada por el gobierno de la Nueva Mayoría, no fue sencilla. En el oficialismo de la época en su momento estaba dividido, no lograron uniformar sus opiniones y la iniciativa del Ejecutivo sufrió cambios que hicieron de esta reforma una ley tributaria compleja, difícil de interpretar, donde, la idea matriz se ve oscura.

En el radar de la opinión pública están todos los parlamentarios de los sectores que componen la oposición en la Cámara de Diputados. El mayor logro del Gobierno de S. Piñera, fue conseguir el acuerdo institucional de la DC, con la favorable idea de legislar en la Comisión de Hacienda. Frente a este escenario me he visto en la necesidad de esperar el resultado de esta votación parlamentaria, ya que casi siempre hay parlamentarios que están cansados de recibir órdenes de partido. Lo mismo puede ocurrir con otros legisladores de la oposición.

Mientras esto sucede, es prudente entrar al corazón del proyecto de modernización tributaria del Ejecutivo y que tiene que ver con el sistema de la integración tributaria. Entre las opiniones más destacadas sobre esta materia tenemos la de Nicolás Eyzaguirre como ex Ministro de Hacienda del gobierno de M. Bachelet, quien sostuvo en una reunión de la Comisión política-técnica del PPD lo siguiente: “Supongo que creen que los que más tienen invierten, y al final obtienen una mejor rentabilidad en términos de dinero para el bolsillo cuando retiran las utilidades, porque estamos hablando de una rebaja a los impuestos a la retirada de utilidades y no a las reinvertidas. Eso quiero que me expliquen, por qué eso va a favorecerá a la inversión”. Más adelante concluye sosteniendo “Esto es un subsidio al consumo de los empresarios”. (Economía y Negocios B-4 del 25/08/2018)

Entonces, lo que está en juego es el sistema de integración versus el sistema semiintegrado que se encuentra en vigencia.

Ya conocemos la votación de los parlamentarios. Triunfo para el Gobierno y el primer round lo ganó lejos por puntos la Moneda. Por lo tanto, ahora se tratará la reforma tributaria en sala y artículo por artículo. Después de la Cámara y del Senado ¿Cuál será en definitiva la ley que regirá en materia tributaria para nuestro país?

Lo cierto que los adultos mayores, las regiones y las Pymes, la clase media, esperan lo mejor de los parlamentarios y que éstos no se entrampen en discusiones ideológicas que sirven soló para la tribuna. Me lleva a la reflexión, hasta donde cederá el gobierno con el fin de no desnaturalizar los principios o ejes principales de su proyecto y por otro lado, la oposición también sea consecuente con los derechos sociales en cuestión y no frustre los avances que se pueden alcanzar en el Congreso.

En esta primera etapa legislativa, no se puede juzgar a nadie. El camino que queda por recorrer es largo y dificultoso. Más allá que la oposición actuara dividida y de los desencuentros que impidieron su actuación unitaria, a mi juicio era predecible por los cambios que el Gobierno le impuso a la misma reforma y que fueron de la complacencia de la DC. Sin embargo, no todo está dicho, así lo veremos más adelante…

*Nelson C. Mondaca Ijalba
nmonijalba@gmail.com