(Ilustración ChicoLarva)

JCN

El rally más famoso del mundo, que con la llegada de Al Qaeda a África se había mudado inicialmente a Argentina y luego a Chile, Perú y Bolivia, vuelve a casi a sus orígenes continentales y eligió a Arabia Saudita.

La información la entrego a los medios de comunicación el piloto catarí y príncipe Nasser Al Attiyah, que ganó el Dakar 2019, adelantó la firma de un contrato por cinco años entre Arabia Saudita y ASO –la empresa organizadora– por 70 millones de dólares.

Se trata de un nuevo camino para el Dakar, luego de que permaneciera más de 30 años en África y se trasladara hacia Argentina, luego Chile hace más de una década. El capítulo latinoamericano finaliza porque este 2019 terminó corriéndose solamente en Perú, ante el retiro del apoyo de Argentina, Chile y Bolivia de la competencia.

Lee tambien: El Dakar es un verdadero “huracán”, altamente destructivo

En nuestro país y la región, la prueba contó con el apoyo casi histérico de las autoridades de la época que cruzó el Desierto de Atacama. El Colegio de Arquitectos y algunos personeros políticos siempre manifestaron su rechazo al paso del Dakar, que dañó parte del patrimonio de la regiones del norte de Chile.

El pretexto de la ayuda prestada por los gobiernos locales de Argentina, Chile, Perú y Bolivia era que la prueba promovía a nivel mundial los lugares por donde se corría el Dakar.

Gloria al Pulento que nos escuchó.

Lee tambien: Cinco razones de por qué el rally Dakar no debe volver a Chile