Este viernes santo llegó a Chile, en un vuelo de Iberia, uno de los dos chilenos detenidos en el año 2017 en Malasia por el homicidio de una mujer trans.

Se trata de Felipe Osiadacz quien junto a su cumpa, Fernando Candia, se encontraba en libertad vigilada y sin poder abandonar Malasia.

Si bien no hay versión oficial, Osiadacz se habría fugado de la justicia, ya que debía permanecer en Malasia a la espera del veredicto de la Corte de Apelaciones respectó a un recurso de apelación en contra de la sentencia de dos años de cárcel que benefició a los chilenos.

Si bien la cancillería chilena, a través de un comunicado indicó que Felipe Osiadacz ingresó a Chile, sin ningún problema “considerando que al momento de su ingreso no existía orden de detención pendiente en Chile ni tampoco de carácter internacional”.

Ahora, Fernando Candia, el otro chileno involucrado en el caso, deberá enfrentar sólo esta nueva etapa del juicio. La apelación a la justicia de Malaya busca recalificar el delito de homicidio a homicidio culposo.