EL MARTILLO

El incendio de la Catedral de Notre Dame también golpeo a los iquiqueños ya que trajo recuerdos de los varios incendios que han destruido joyas arquitectónicas de la ciudad, una de las ultimas fue, el 26 de febrero del año 2015 donde se quemó el edifico de la Ex Aduana, derramándose lágrimas de cordero y realizando demagógicas promesas de reconstrucción que NUNCA se cumplieron.

(Bueno es lo que hay no más…)

Por otro lado, han salido sendos artículos en la prensa, donde se muestra visitas, pretendiendo hacer creer que se hace algo con ese edificio, lo concreto que no se ha pintado ni una tabla, es decir prácticamente esta en abandono.

Ahora porque los iquiqueños asemejan el caso de la Catedral de Notre Dame a la Ex Aduana, porque se aprecia como en otras latitudes quieren su patrimonio, y acá en cambio no pasa nada. Mas bien se ve una desidia a la historia de la ciudad. La deficiente gestión de las autoridades de turno, que más que velar por los intereses y patrimonio del iquiqueño, se la pasan compitiendo entre ellos demostrando un bajísimo nivel de gestión.

Un ejemplo de cómo se debe enfrentar este tipo de acciones es mostrar lo dijo este martes recién pasado, es decir al otro día del incendio de la catedral de Notre Dame, el presidente Macron de Francia, quien señaló; “cinco años” para reconstruir Notre Dame “más bella aún, nos recuerda que nuestra historia no se detiene jamás y que siempre tendremos pruebas que superar».

Que importantes palabras, no tanto por la desgracia sino mas bien por la visión de historia que se tiene, y la que en esta ciudad por parte de quienes son responsables NO existe.

Estimadas autoridades, agradeceré tomar en cuenta estas letras “esto nos recuerda que nuestra historia no se detiene jamás”.

Iquiqueños como ven nuestras autoridades buscan sus intereses personales, exigir que se enfoquen a cuidar nuestro patrimonio, ellos jamás entenderán la conexión entre patrimonio es igual a historia.