Imágenes con al alto auspicio de @cramireznaveas

Una tradición exportada de los cerros de Pancho Gancho (Valparaíso para la platea) se desarrolla cada Domingo de Resurrección, como es la quema de Judas, ese discípulo que traicionó al Flaco Inri, según la Biblia.

La quema, se desarrolló sin sobresaltos ni manos quemadas por tratar que recoger alguna monedas que colocan al muñeco.

Esta tradición fue retomada a fines de los 90 por la Corporación Hijos de Iquique. La historia urbana cuenta que el propietario de la tienda “Mi Casa”, el porteño Jorge Muñoz Rojas, con el objetivo de promover su negocio trajo la costumbre de quemar a Judas. La actividad partió en los años 30 y finalizó en 1956, según el profe Haroldo Quinteros.

La tradición originaria de España, donde ya no se realiza solo se desarrolla en algunas ciudades del Sur del mundo.

«Un comerciante venido de Valparaíso, Jorge Muñoz Rojas, imitando a un congénere suyo también porteño, lo revivió en Iquique hace unos 70 años, pero con el único y exclusivo fin de promover su negocio, una tienda de cambalaches, “Mi Casa,” ubicada en la esquina noroeste de la calle Juan Martínez, en la intersección con Zegers». Haroldo Quinteros, 27 marzo del 2016.