El chileno Felipe Osiadacz, quien se encuentra en nuestro país desde el pasado viernes, arriesga una orden de captura internacional luego que no se presentara el pasado jueves en Kuala Lumpur a una audiencia de preparación del proceso, según consigna el portal de TVN.

El chicuelo se encontraba con orden de arraigo nacional en Malasia, mientras esperaba su sentencia por su participación en el asesinato de un ciudadano trans en ese país.

Osiadacz llegó a Chile en un vuelo procedente de Bélgica. Desde Cancillería señalaron que el chileno logró pasar los controles fronterizos sin problemas en el Aeropuerto Arturo Merino Benítez, porque al momento de su arribo «no existía orden de detención pendiente en Chile ni tampoco de carácter internacional».

Desde la cancillería también aseguraron que todavía nadie estrila desde Malasia por el chileno. Osiadacz renovó su pasaporte chileno en diciembre de 2018, el mismo día en que quedó en libertad junto a Fernando Candia. Esto, luego de permanecer cerca de 500 días en la cárcel tras ser acusados de la muerte del ciudadano malasio, ocurrido la cálida noche del 4 de agosto de 2017.

Los jóvenes quedaron en libertad tras declararse culpables por homicidio culposo, pero mantienen una orden de arraigo con libertad vigilada a la espera de la resolución judicial, luego que la fiscalía apelara.