Un equipo de 10 arquitectos y constructores municipales, con huincha en mano, y no solo para la foto como dicen los mal pensados, salieron a catastrar los principales hoyos en las calzadas de las principales calles y avenidas de Iquique Glorioso, para así en un plazo de 60 días, reparar los baches que cuentan con una envergadura de hasta 20 metros cuadrados.

Este operativo, que agrupa a las direcciones de Obras Municipales, Aseo y Ornato y la Secretaría Comunal de Planificación (Secoplac), dispondrá durante las tardes de esta semana a los profesionales, que harán un levantamiento en 19 vías que previamente se catastraron como los sectores más conflictivos.

Tras este levantamiento, la dirección de Obras Municipales elaborará una ficha técnica, que determinará la envergadura de cada hoyo en el asfalto, dividiendo los que cuenta con una dimensión menor al medio metro, los que serán reparados por la dirección de Aseo y Ornato de manera directa.

Mientras que los que van desde este tamaño y hasta los 20 m2, al requerir un tratamiento de estabilizado en su base y asfaltado, dentro de otros procesos, se contemplará dentro de un catastro general, que contará con financiamiento municipal y se buscará acceder a algún fondo de la Subdere.