El comunero mapuche, Alberto Curamil, detenido en la cárcel de Temuco desde el año 2018 fue reconocido a nivel internacional con un prestigioso premio Ambiental Goldman, por su trabajo en el cuidado del entorno.

Su hija, Belén de 18 años, será quien recibirá el galardón en San Francisco.

El premio, considerado como el “Nobel Ambiental”, es otorgado cada año a ambientalistas de seis regiones, recayendo en este caso en un chileno, según consignó radio Bío Bío.

Su hija Belén de 18 años, quien dijo sentirse orgullosa, emplazando a los jóvenes a seguir luchando por la recuperación de los territorios y el cuidado del medio ambiente.

Miguel Melín, Vocero de la Alianza Territorial Mapuche, afirmó que este premio da cuenta de la contradicción que existe en esta materia, ya que en el mundo se condecora a los que luchan por el medio ambiente y en Chile los encarcelan.

Curamil comenzó su lucha en 2013, cuando se anunció la construcción de dos grandes proyectos hidroeléctricos que afectarían su comunidad, llamada Curacautín, en la región de La Araucanía.

Bío Bío