Se portó mal, pero luego volvió a la casa del padre, en gloria y majestad: Eduardo Vargas marcó dos tantos en el triunfo 4-0 de Chile ante Japón este lunes y se convirtió en el máximo goleador activo de la Copa América.

En la goleada del bicampeón Chile contra los Samuráis Azules en el estadio Morumbi, en Sao Paulo, Vargas tuvo en su cuenta el segundo y el cuarto tanto.

A los 54 minutos fue él mismo quien generó su jugada en la boca del área: Un pase a Isla, que le devuelve para que ‘Turbomán’ conecte de primera. Tahekiro Tomiyasu pone la pierna y la desvía infructuosamente. El balón infló las redes de Osako.

Luego, a los 83, tras recibir un soberbio pase de Alexis Sánchez, ‘Turbomán’ apareció solo, aprovechó la dudosa salida de Osako y la mandó adentro, desatando la euforia de la tribuna chilena en el Morumbí.

El estadio, como ha sido una tendencia en varios juegos de esta fase, no estuvo lleno.

Ya son 12 goles

Vargas había sido marginado por Rueda en 2018, luego de que, durante una concentración en Estocolmo, cuando Chile enfrentó a Suecia y Dinamarca en amistosos, el delantero del Tigres de México se fue a una fiesta y bebió alcohol, pese a la prohibición del DT.

Sin embargo, la lesión que por aquella época afectaba al atacante Alexis Sánchez obligó al colombiano a buscar un delantero que le diera garantías, y optó por el atacante de 29 años formado en las canteras de Universidad Católica y Palestino.

Rueda lo convocó nuevamente para los amistosos contra México y Estados Unidos de inicios de este año. Vargas empieza a demostrarle que tenía razón en traerlo de vuelta.

Vargas fue el máximo goleador de las Copas América de Chile-2015, junto a Paolo Guerrero, y de la Centenario de 2016, en solitario.

Con estos dos tantos, se anota 12 dianas en el currículo, superando al ‘depredador’ Guerrero -que tiene 11- y colocándose en el primer lugar del ranking como máximo goleador activo del torneo.

El Pulgar más grande de Chile

En tanto, el mediocampista Erick Pulgar había dicho que prefería hablar en la cancha y no tanto a la prensa. Apuesta del profesor Rueda, anotó el primero de Chile en este torneo, empinando sus 1,86 m de estatura para conectar de cabeza ante una menuda escuadra japonesa.

En un momento en que Japón parecía adivinar el juego de Chile al ras, bloqueando sus salidas e iniciativas. Los disparos de Arturo Vidal, de Vargas y de Alexis Sanchez eran bloqueados por los juveniles pero aguerridos nipones.

Hasta que a los 41 minutos, tras un tiro de esquina cobrado por Charles Aranguiz, el mediocampista del Bolonia se elevó por sobre la zaga japonesa, ganándole el salto a Shoya Nakajima (1,64 m), un ágil pero menudo mediocampista ofensivo.

«Me han dado muchos consejos, en la cancha es donde realmente tengo que hablar, tuve una muy buena temporada en el Bolonia, tenemos que defender el título», había comentado.

Tras el gol, Pulgar también participó de varias jugadas de defensa, motrándose como el equilibrio entre defensa y ataque que rueda necesita.

Volvió el Niño Maravilla

Y, para alegría de los chilenos, Alexis Sánchez mostró que ya está recuperado de una lesión que puso en peligro su participación en la Copa América.

El ‘Niño Maravilla’ aprovechó un pase cruzado de Charles Aránguiz y de cabeza puso el tercero de Chile.