Se han dado cuenta que la inmigración ha llegado en plenitud a esta ciudad, de hecho ya tenemos hormigas, arañas y baratas de otras latitudes y eso habla que somos una ciudad completamente cosmopolita.

Me imagino la cantidad de oportunidades que deben tener estos bichos, que han decidido venir a establecerse a estas tierras áridas del norte de Chile.
Así lo han confirmado académicos de la universidad estatal local, que realizaron un estudio sobre estos insectos.

Así que acostumbrarse a estos nuevos visitantes que llegaron a quedarse y colaborar a controlar las plagas y otros residuos que tenemos en Iquique.

Si usted ve la hormiga roja de Nueva Guinea, una cucaracha de Surinam o una de las más de cuatro nuevas variedades de arácnidos, diría que hay que darle la oportunidad de vivir en nuestra ciudad.

En todo caso si algún parroquiano o vecino iquiqueño tiene interacción con estos nuevos residentes, tenga presente que la mordida de los arácnidos podría provocar calambres, fiebre, transpiración, dolor de cabeza y arritmia. También es bueno señalar que aún no existe un antídoto para ninguna araña de este tipo en Iquique, por lo que hay que tener cuidado, como dato siempre es bueno llevar la araña al momento de la atención médica.