En menos una semana la construcción del nuevo Estadio Tierra de Campeones, pasó de ser un tema técnico a uno político, que al parecer la festividad de la “Chinita” no logrará apagar la llamas de la discusión por la fecha de término de las obras.

El pasado lunes el presidente del consejo regional, Rubén Berríos se tiró a la piscina asegurando que el recinto deportivo, cuya construcción está a cargo de la empresa Icafal, no sería entregado el la fecha que había anunciado en mayo pasado el presidente Piñera.

Al día siguiente en radio Bravísima el seremi de Obras Públicas, Patricio Altermatt, si bien dijo que las obras estaban en 90 por ciento, la fecha de entrega se mantenía en agosto, acusó que los retrasos se debían al tramite por parte del municipio de Iquique. Y sangre llegó al río. El municipio a través del director de Obras, aclaró que los permisos estaban otorgados hace un año y un mes.

EN TERRENO

El viernes amaneció nublado y la información que se requería más platitas para terminar la construcción del estadio. 2.500 millones dijo el seremi de Obras Publicas. Esto no gustó en la Comisión de Deportes del Core, que preside Jorge Zavala, que planificó esa jornada una visita inspectiva al recinto en construcción.

No llegó el seremi Altermatt, quien se había excusado previamente, pero tampoco llegó la arquitecta mandamás de la secretaria ministerial. Era lógico que la reunión con los cores sería incómoda, además llegó el alcalde subrogante, Marcos Pérez que estaba con la pintura de guerra para defender al municipio y explicar que no era culpa de los permisos el atraso.

El seremi de Deportes Felipe Pérez, fue único representante de Gobierno que puso el pecho a las balas y preguntas sobre cuándo finalizarían las obras del nuevo estadio. Algunos dirigentes de diferentes ramas deportivas también manifestaron su preocupación por el atraso.

ICAFAL

Si bien fueron recibido por un representante de la empresa Icafal, las autoridades, dirigentes deportivos y medios de comunicación no conocieron fecha de finalización de los trabajos.

A vuelo de pájaro o al “ojimetro” se dieron diferentes fechas, como diciembre o febrero del proximo año. Muchas preguntas sin respuestas, que serán solicitadas al Ministerio de Obras Públicas por parte del Consejo Regional.

¿Fecha de finalización de los trabajos del nuevo estadio?

¿De dónde salen los 2.500 millones que se agregan a los costos de las obras?

Preguntas que quedan rebotando…